El Supremo de EE.UU. da luz verde a parte del veto migratorio de Trump

Solo podrán entrar los que demuestren un vínculo familiar, laboral o de estudios


Nueva York / corresponsal

Tras meses de bloqueo judicial, el Tribunal Supremo de Estados Unidos aceptó ayer a trámite el contencioso sobre el veto migratorio y permitir la entrada en vigor de algunas partes de la polémica medida de la Administración de Donald Trump. Esto significa que mientras los jueces del alto tribunal estudian hasta octubre los argumentos de ambas partes, se impone una restricción de 90 días a la llegada de determinados ciudadanos de seis países de mayoría musulmana. Para poder entrar los habitantes de Irán, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen tendrán que demostrar un vínculo sólido con «una persona o entidad» de EE.UU. Si no consiguen demostrar esa relación de bona fide (buena fe) -trabajo, estudios o familia- no podrán cruzar la frontera. Los más afectados serán los refugiados que tratan de escapar de la guerra o de la penuria.

«Como presidente, no puedo permitir el ingreso de gente a nuestro país que quiera hacernos daño», dijo Trump tras calificar la decisión judicial como una «victoria para la seguridad nacional de EE.UU.». En el comunicado curiosamente, la Casa Blanca volvió a sustituir la palabra «prohibición» por «suspensión», para así no alimentar la argumentación de las cortes federales de California y Virginia, que justificaron su bloqueo asegurando que la medida era en realidad el resultado de una discriminación a los musulmanes.

El levantamiento del bloqueo podrá ser activado en 72 horas y habrá que ver cómo el Departamento de Seguridad Nacional lo implementa en los aeropuertos estadounidenses, teniendo en cuenta que el país está a las puertas del período vacacional con la celebración del 4 de julio, Día de la Independencia. 

Convocatoria de protestas

De momento, la decisión del Supremo ha provocado la convocatoria de protestas por parte de organizaciones civiles de derechos humanos, que alertan de que la capacidad que el tribunal le otorga al Ejecutivo para investigar uno por uno los expedientes de solicitud de entrada podría ser aprovechado por la nueva Administración para retrasar dichos ingresos todo lo posible.

La decisión del Supremo es sin duda una importante victoria para Trump, en la mayor controversia legal de su presidencia. Así, el neoyorquino se apunta otro tanto importante, después de las cuatro victorias republicanas en las elecciones especiales en Georgia, Nebraska, Carolina del Sur y Montana. Esta semana además, podría seguir su buena racha si consigue convencer a tres de los cinco senadores díscolos, para que voten a favor del proyecto de ley sanitaria, pendiente del escrutinio de la Cámara alta.

Además, Trump podría reforzar considerablemente su liderazgo si el juez del Supremo, Anthony Kennedy, de 80 años, anuncia su jubilación tal y como se rumorea en varios círculos de poder de la capital estadounidense. De ser así, el neoyorquino podría nombrar a otro juez conservador, como el recién confirmado Neil Gorsuch, e inclinar definitivamente la balanza del Supremo al lado republicano.

Kushner recibió un préstamo millonario del Deutsche Bank antes de las elecciones

Los negocios de Jared Kushner llevan semanas bajo la lupa del fiscal especial del Rusiagate, Robert Mueller. Cada vez son más las dudas sobre el papel que el yerno del presidente tuvo en el entramado ruso, teniendo en cuenta la gran red de negocios que el marido de Ivanka Trump, multimillonario del sector inmobiliario, tejió durante años. En este sentido, hay una relación en concreto que preocupa a Mueller y es la que une a Kushner con el Deutsche Bank.

Según The Washington Post, la compañía inmobiliaria de Kushner recibió un préstamo de la entidad bancaria, investigada por un fraude hipotecario, por valor de 285 millones de dólares. El movimiento es sospechoso en tiempo y forma; en tiempo porque se produjo un mes antes de las elecciones presidenciales y en forma porque Kushner no informó de dicha transacción cuando se convirtió en asesor de la Casa Blanca. Además, arrastra importantes conflicto de intereses porque no es la primera vez que el nombre del banco alemán aparece ligado a Rusia

El pasado marzo, el periódico The Guardian reveló que Deutsche Bank había ayudado a lavar al menos 20.000 millones de dólares de oligarcas rusos, entre los años 2010 y 2014. Tras esta publicación, varios legisladores cuestionaron los préstamos de más de 300 millones de dólares que el mismo banco había realizado al imperio inmobiliario del actual presidente de Estados Unidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Supremo de EE.UU. da luz verde a parte del veto migratorio de Trump