Hamon se queda sin escaño y Valls lucha por salvar el suyo

alexandra F. coego PARÍS / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

GEOFFROY VAN DER HASSELT | AFP

El ex primer ministro no contaba con ningún adversario socialista ni de La República en Marcha

13 jun 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Manuel Valls anunció ayer que llegó «holgadamente a la cabeza» del escrutinio tras la primera vuelta de las legislativas francesas, con el 25,5% de los votos. El ex primer ministro no contaba con ningún adversario socialista ni de La República en Marcha (LRM), sin duda una pequeña compensación después de que el Partido Socialista lo expulsase y de que Emmanuel Macron se negase a admitirlo en sus filas.

No obstante, pasar a la segunda vuelta no fue fácil. En su circunscripción del Essonne, al sur de París, se enfrentó a otros 20 candidatos. El próximo domingo hará frente a Farida Amrani, del Partido Comunista e investida por la Francia Insumisa, que obtuvo el 17,6%. Pese a su ventaja, su escaño no está ganado teniendo en cuenta que Jean-Luc Mélenchon fue el candidato más votado en la circunscripción en las presidenciales.

Valls evitó la prensa nacional a lo largo de la campaña legislativa después de haberse convertido en uno de los principales puntos de tensión entre los socialistas tras declararse leal a Macron incluso antes de la primera votación. Su decisión le costó el aislamiento y desencadenó las primeras deserciones, que acabaron por perjudicar al candidato socialista Benoît Hamon.