El fútbol sale ileso del atentado

Ninguno de los profesionales gallegos relacionados futbolísticamente con Mánchester se vio involucrado en la explosión. La familia de Pep Guardiola, sí

GONZALO BARRAL.Ángel Esmorís, a pesar de pertenecer al Manchester City, está cedido en el Mallorca.
Ángel Esmorís, a pesar de pertenecer al Manchester City, está cedido en el Mallorca.

Redacción / La Voz

La ciudad de Mánchester es conocida en el mundo por su potencia industrial, por grupos musicales como Oasis o los Smiths, pero sobre todo por sus dos mediáticos equipos de futbol: el Manchester United y el Manchester City. El mundo del deporte ayer quedó conmocionado tras el atentado.

Entre los miembros de la familia futbolística que acudieron al evento musical donde se produjo el atentado estaba la de Pep Guardiola. La esposa del entrenador de los citizens y sus dos hijas estuvieron presentes en el concierto y salieron ilesas. El propio entrenador español publicó, después del susto, un mensaje en Twitter en el que expresaba su consternación: «Estoy conmocionado. No me puedo creer lo que sucedió anoche. Mis más profundas condolencias a las familias y a los amigos de las víctimas».

Entre la legión española de Mánchester hay una importante colonia gallega. Sobre todo en el City, donde David Fernández Miramontes, un ex delantero del Dépor, ejerce como jefe de ojeadores sub 16. Cuando explotó la bomba, estaba en la ciudad: «La verdad es que me enteré al día siguiente. La noche del atentado solo me extrañó escuchar a un helicóptero. Por la mañana mandé un wasap a mi familia y me encontré con más efectivos de seguridad para acceder a la ciudad deportiva, pero no puedo decir nada más, porque me he pasado el día allí dentro».

Fernández Miramontes es el único de esta colonia gallega que estaba en la ciudad. Fran, el ex jugador del Dépor que trabaja en el cuerpo técnico de las categorías inferiores del City, ya está de vacaciones, así que vio las consecuencias del atentado por la televisión.

También tiene contrato con el club de Guardiola Ángel Esmorís, un chaval de Coristanco que llegó a Inglaterra de mano de Fernández Miramontes, igual que su hermano Daniel, aunque de momento no han conseguido progresar en la estructura celeste. Ángel fue cedido esta temporada al Mallorca, con el que está disputando el tramo final de la temporada en Segunda División, en tanto que Daniel, tras pasar por la academia del City, ha sido fichado por el Villarreal.

También estaba lejos Carlos Lalín, el fisioterapeuta que José Mourinho lleva siempre consigo desde que lo conoció en el Real Madrid. Lalín nació en Venezuela, aunque su familia es gallega. Estudió Inef en A Coruña y desarrolló técnicas de readaptación que lo llevaron al Deportivo y posteriormente al Real Madrid. Ayer se encontraba con el resto de la plantilla del United en Suecia, preparándose para disputar la final de la Europa League.

Otros futbolistas relacionados con Galicia, como Nolito, que fue fichado por el City tras su espectacular paso por el Celta, cuyos aficionados aún tienen presente el reciente empate en Old Trafford, estaban también de vacaciones lejos del Reino Unido. El fútbol, esta vez, ha salido ileso. Y espera que Mánchester siga siendo conocida por la magia del balón y no por el horror de la muerte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El fútbol sale ileso del atentado