Alemania rechaza ampliar su misión militar en Afganistán

«Voy a esperar a que se tomen las decisiones y no creo que seamos los primeros que debamos incrementar nuestras fuerzas allí», aseguró Merkel


Berlín / corresponsal

Tras meses ampliando sus contingentes en Irak y Mali, el Gobierno alemán echa el freno en su política militar expansionista, al menos en Afganistán. «Voy a esperar a que se tomen las decisiones y no creo que seamos los primeros que debamos incrementar nuestras fuerzas allí», aseguró ayer Angela Merkel, tras reunirse con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Con sus declaraciones, la jefa de la gran coalición defraudará a la Administración de Donald Trump, que reclama a Alemania y al resto de países de la Alianza Atlántica que contribuyan más a la misión Resolute Support, que cuenta con 13.500 militares y fue concebida para apoyar a las tropas afganas en su lucha contra los talibanes. Hay que evitar que el país se convierta en un «santuario de terroristas internacionales», defendió Stoltenberg.

El asunto se tratará en la próxima cumbre de la OTAN, que será el 25 de mayo en Bruselas. Al igual que el aumento de los presupuestos de Defensa de los países de la Alianza, otra exigencia de Washington. A este respecto, Merkel reiteró su compromiso de elevar el gasto militar hasta el 2 % del PIB alemán, pese a las reticencias del Partido Socialdemócrata (SPD), su socio en el Gobierno. Eso sí, será un incremento «gradual» a lo largo de diez años, como recordó Stoltenberg.

Paralelamente, el secretario general restó importancia al hecho de que la OTAN pueda sumarse a la coalición internacional contra el Estado Islámico, en la que participan de por sí todos los países aliados, y advirtió que en ningún caso ello supondrá entrar en operaciones de combate «ni en Siria ni en Irak».

«Si se toma una decisión, no debe entenderse como que cualquier actividad ya en marcha, como las operaciones de [los aviones de alerta temprana] AWACs, se va a reforzar», subrayó la canciller alemana acerca de la petición estadounidense para que el organismo se una a la coalición que lidera.

No a la mili

Pero últimamente el tema militar también preocupa a Merkel en casa. Sobre todo tras la detención de varios miembros de la Bundeswehr que preparaban atentados contra políticos y personalidades para que parecieran obra de yihadistas y responsabilizar así a los refugiados. Una trama ultraderechista que ha puesto en aprietos a la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, y propiciado que varias voces, incluso de su propio partido, se pronuncien a favor de reinstaurar el servicio militar obligatorio, que fue derogado en julio del 2011. Una propuesta que la dama de hierro rechaza. «Lo que necesita el Ejército es previsibilidad», argumentó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Alemania rechaza ampliar su misión militar en Afganistán