Bruselas y la OTAN exigen a Ankara que rebaje la tensión

La crisis diplomática entre la UE y Turquía se ha encendido hasta el punto de que Erdogan amenaza con sanciones y la revisión del acuerdo migratorio

Jean-Claude Juncker y Margaritis Schinas, presidente y portavoz de la Comisión Europea
Jean-Claude Juncker y Margaritis Schinas, presidente y portavoz de la Comisión Europea

Bruselas / corresponsal

«Es una vergüenza. Es el tipo de lenguaje que queremos olvidar en Europa», lamentó ayer el portavoz de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, al hilo de las acusaciones de nazismo y fascismo que ha lanzado el Gobierno de Erdogan como venganza por la decisión de Holanda de prohibir hacer campaña por el referendo turco en su territorio.

Bruselas no dudó en intervenir ayer en medio del fuego cruzado para exigir a Turquía, el eterno país candidato a la adhesión, que baje el tono: «La UE pide a Turquía que evite las declaraciones o acciones excesivas que puedan exacerbar todavía más la situación», declaró Schinas antes de exigir a ambas partes que busquen vías para calmar los ánimos. El Ejecutivo comunitario elude tomar partido sobre la polémica de los permisos para celebrar mítines asegurando que es competencia de cada Estado miembro. 

No será fácil meter en cintura a Erdogan, quien cree que puede cosechar más apoyos recurriendo a la retórica ultranacionalista y el enfrentamiento abierto con la UE. «República bananera», llegó a espetarle el presidente turco a las autoridades holandesas. Los dardos no han dejado de volar de uno a otro lado del Viejo Continente. La crisis diplomática se ha encendido hasta el punto de que Ankara amenaza con sanciones y la revisión del acuerdo migratorio.

El temor a que las salidas de tono deriven en un problema político de mayor rango, obligó ayer a la OTAN a intervenir. Su secretario general, Jens Stoltenberg, pidió a ambas partes «respeto mutuo». Para la canciller alemana, Angela Merkel, este último episodio ha sobrepasado todos los límites: «Es completamente inaceptable», aseguró la germana quien mostró apoyo pleno al Gobierno holandés. Lo mismo hicieron sus pares belgas, austríacos y daneses, entre otros. Ninguno quiere que se celebren en su territorio actos de campaña patrocinados por Erdogan. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Bruselas y la OTAN exigen a Ankara que rebaje la tensión