Irak arrebata en Mosul plazas claves del Estado Islámico

Las fuerzas de Bagdad controlan el Banco Central y el museo donde los yihadistas destruyeron milenarias estatuas

.

REdacción / La Voz

El Estado Islámico (EI) sigue perdiendo posiciones en su bastión de Mosul. Fuerzas de élite iraquíes lograron ayer retomar plazas claves como la sede del gobierno provincial de Nínive y un segundo puente sobre el Tigris, así como el Banco Central, cuyas arcas saqueó el EI cuando tomó la ciudad, y el museo arqueológico tristemente famoso por las imágenes de los yihadistas destruyendo a martillazos estatuas de la época asiria en febrero del 2015. También controlaron el tribunal donde los radicales imponían la sharia a golpe de lapidaciones y amputaciones.

Una victoria estratégica y simbólica: allana el camino de las tropas para atacar la ciudad vieja y les acerca a uno de los lugares más venerados por los yihadistas: la mezquita de Gran Nuri, donde Abu Bakr al Bagdadi autoproclamó el califato en el 2014.

Las tropas iraquíes han retomado el avance después de que el mal tiempo frenase la ofensiva para recuperar el oeste de Mosul lanzada el 19 de febrero tras cantar victoria en enero en los barrios al este del río Tigris después de 100 días de combates.

El general Abdul Ghani al Assadi, comandante de las unidades antiterroristas entrenadas por EE.UU. aseguró al medio kurdo Rudaw que sus fuerzas han logrado más del 60 % de los objetivos militares fijados en el oeste de Mosul tras romper las líneas enemigas. Sin embargo, las predicciones son que la lucha por el último bastión urbano del EI se alargue hasta comienzos del verano. El EI ha preparado una red de túneles y fortificaciones, según los datos de inteligencia, que pronostican una lucha muy cruenta en el poblado centro de la capital de Nínive.

Tres semanas de combates han provocado el éxodo de más de 45.000 civiles, 13.000 en un solo día, según la ONU. Cuando los combates se acerquen al centro de la ciudad, el éxodo aumentará, ya que se cifra en 750.000 los habitantes de la zona occidental antes de la ofensiva. Acnur ya anunciado la apertura de una nuevo campo de acogida.

El general Al Asadi también dijo que han conseguido destruir los drones con los que el Estado Islámico les ataca en su avance. Mientras, el general estadounidense Matthew Isler señaló a Reuters que la defensa del EI está desorganizada, tras acabar con sus comandantes y sus depósitos de armas, y sus reclutas extranjeros tratan de huir. Aunque los coches bomba aún suponen una amenaza, solo uno de cada diez vehículos logra dar con su objetivo. En una breve visita a Mosul, el primer ministro Haider al Abadi señaló que la derrota de EI en Mosul es «inevitable».

Votación
1 votos
Comentarios

Irak arrebata en Mosul plazas claves del Estado Islámico