Juncker da el pistoletazo de salida a la refundación de la Unión Europea

Cristina Porteiro
cristina porteiro BRUSELAS / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

JUNCKERH
YVES HERMAN | REUTERS

Bruselas plantea cinco vías distintas y reta a las capitales nacionales a posicionarse

02 mar 2017 . Actualizado a las 07:51 h.

¿Qué será de la UE tras el brexit?, se pregunta Bruselas. El divorcio con el Reino Unido ha sido la guinda al cóctel de problemas que arrastra el bloque: populismo, descontento social, crisis migratoria y terrorismo. Un rompecabezas difícil de resolver en vista de la enorme división de sus miembros. El proyecto europeo ha llegado a un punto muerto. El ánimo europeísta desfallece. El presidente de la Comisión EuropeaJean Claude Juncker, instó ayer a no perder el aliento: «El brexit es doloroso, pero tenemos que seguir». El luxemburgués quiere «pasar página y empezar un nuevo capítulo en nuestra historia» y para ello, presentó su libro blanco, un documento en el que propone hasta cinco vías posibles  para diseñar la UE de la próxima década. El debate está abierto.

¿Por qué plantea Bruselas cinco caminos?

Juncker decidió volcar en cinco hojas de ruta las diferentes visiones de los Estados miembro en torno al futuro de la UE. De norte a sur y de este a oeste, los Veintiocho han dejado en evidencia la falta de sintonía y voluntad para moverse en la misma dirección, provocando bloqueos y lentitud a la hora de responder a crisis emergentes. Hay países que demandan más integración. Otros se inclinan por una Unión a la carta y no son pocos los que sabotean acuerdos para exigir que se devuelvan competencias a las capitales. Juncker reta a sus líderes a posicionarse en torno a una de las cinco vías. Quiere que aquellos que obstaculizan la toma de decisiones queden retratados. «Hemos elegido este método para obligarlos a salir de la ambigüedad», explicó ayer el luxemburgués, cansado de ser la diana de todas las críticas. «Europa no debe ser rehén de campañas electorales», zanjó.

¿En qué consiste cada una de las vías?

La primera vía que podrían tomar los 27 es la del estatus quo con los consiguientes riesgos de bloqueo. La segunda vía, de la cuerda británica, es la única que Juncker ha criticado en público. Consiste en barrer toda la arquitectura comunitaria, incluidos derechos consolidados de los ciudadanos, para reducir la UE a un simple mercado único. La tercera vía es la de la UE a varias velocidades. Los países deciden si quieren más integración y en qué áreas específicas. La cuarta vía consiste en echar el freno de mano y permitir que la UE avance solo en terrenos donde puede actuar de forma rápida, eficaz y donde se perciba como un valor añadido. La quinta opción es la «vía Verhofstadt», en honor al político liberal, férreo defensor de la federalización a ultranza. La UE a 27 sería un bloque totalmente integrado, lo que supondría compartir hacienda, deuda, política migratoria, defensa, etc.