Bruselas pide la expulsión exprés de un millón de inmigrantes irregulares

Cristina Porteiro
cristina porteiro BRUSELAS / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

ISMAIL ZETOUNY | REUTERS

Reclama a los Estados que retengan al máximo a los simpapeles en centros cerrados

03 mar 2017 . Actualizado a las 07:46 h.

El año pasado llegaron a Italia 181.436 inmigrantes. En Grecia siguen atrapadas 62.300 personas. Todas vinieron en el punto álgido de la crisis de refugiados en el 2015. De ellas 20.000 son aptas para la reubicación y 9.000 ya están esperando a ser reubicadas en algún país europeo sin que nadie se ofrezca. A pesar del enorme problema que se está gestado dentro de los dos países mediterráneos, desbordados por la falta de ayuda, Bruselas ha decidido poner el foco en otro asunto: las expulsiones. El comisario de Migración, Dimitris Avramopoulos, presentó ayer una nueva hoja de ruta para acelerar las deportaciones de quienes permanecen en territorio de la UE sin derecho al asilo.

¿En qué consiste el plan?

Bruselas quiere mantener bajo control a los inmigrantes que cruzan sus fronteras y expulsar a quienes se les deniega protección internacional de la forma más urgente posible. Para conseguirlo sugiere a los Estados miembro que acorten los períodos de tramitación de las solicitudes de asilo y amplíen el tiempo de detención de migrantes en centros cerrados. El objetivo es evitar fugas mientras se estudian sus demandas. «No se trata de cambiar leyes, sino de aplicarlas de forma más efectiva», explicó Avramopoulos. Señaló que la directiva europea permite retener durante 6 meses a cualquier inmigrante. El plazo puede ampliarse a los 18 «en circunstancias excepcionales y si resulta estrictamente necesario». El problema para Bruselas viene de países que, como España, fijan períodos más cortos de reclusión que expiran antes de que se tramiten las solicitudes. Otra medida que compaña al plan es la eliminación de la fecha de caducidad de las órdenes de expulsión.

¿Cuántos inmigrantes se verán afectados?

Según los cálculos de la Comisión hay un millón de personas en la UE que potencialmente podrían ser deportadas teniendo en cuenta el volumen de solicitudes de asilo pendientes y que solo aprobadas en el 57% de los casos. De cualquier modo, el proceso no será ni mucho menos sencillo. Hay países terceros que todavía se muestran esquivos a la hora de readmitirlos. Bruselas trata de cerrar a contrarreloj acuerdos con Nigeria, Túnez, Jordania, Marruecos y Argelia para que colaboren.