Trump disparará casi un 10 % el gasto militar «para volver a ganar guerras»

El dinero saldrá de los fondos del departamento de Estado y otras agencias de inteligencia


Nueva York / Corresponsal

«Tenemos que empezar a ganar guerras otra vez. Nunca ganamos. O ganamos, o no lucharemos», dijo Donald Trump tras presentar su presupuesto de cara al nuevo año fiscal, que comienza el 1 de octubre. Así fue cómo el presidente justificó su promesa de incrementar en 54.000 millones de dólares (9,3 %) los gastos de Defensa, uno de los mayores aumentos en el gasto militar que registra el país, considerado ya como la fuerza de combate más poderosa del mundo.

«Este presupuesto cumple con mi promesa a los estadounidenses para mantenerlos seguros», dijo el neoyorquino tras el baile de la Asociación Nacional de Gobernadores. La seguridad y la lucha contra el Estado Islámico fueron sus promesas estrella, junto a la construcción del muro con México. Es más, al mismo tiempo que Trump realizaba el anuncio, el Pentágono entregaba a la Casa Blanca el plan para derrotar al EI que el mandatario les había pedido el 28 de enero. Ahora será el magnate quien tenga que evaluar las opciones que los militares le ofrecen y que según varios medios incluirían importantes cambios de estrategia.

El primer presupuesto de Trump llegó a las agencias en la víspera de su primer discurso ante una sesión conjunta del Congreso, que tendrá lugar hoy martes y donde ,en principio, el neoyorquino dará todos los detalles de los fondos solicitados. Al respecto, y a pesar de que el presidente no ofreció más detalles, varios medios estadounidenses han asegurado que las cuentas reflejan un recorte importante en el departamento de Estado, que podría llegar a un tercio de su presupuesto, así como en otras agencias de inteligencia.

El «Obamacare», un desastre

Otra de las sorpresas que se registran es que Trump no incluiría recortes drásticos en la Seguridad Social, ni en Medicare ni tampoco en otros programas sociales contra los que los republicanos suelen cargar frecuentemente. «La gente lo odia pero ahora ven que el final está cerca y dice 'bueno quizás lo amamos'. No hay nada que amar. Es un desastre», sentenció Trump tras su encuentro con gobernadores, donde la reforma sanitaria de su antecesor Barack Obama, conocida como Obamacare, fue uno de los temas protagonistas y según Trump un asunto «increíblemente complejo». Los pasos para su desmantelamiento podrían ser uno de los asuntos a desvelar este martes.

A pesar de que se desconocen exactamente las cifras del presupuesto anunciado, sí se espera que el documento final esté listo a mediados de marzo, donde también estaría la primera partida para financiar el muro. En este sentido, y para caminar de la mano con la mayoría republicana en el Congreso, el presidente se reunió ayer con el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan y el líder del Senado, Mitch McConnell.

En paralelo y mientras Trump apuesta por unas «degradadas fuerzas armadas», la conformación de su equipo sufre un preocupante estancamiento. Ayer, el inversor Philip Bilden, candidato del mandatario para liderar la Armada, anunció su retiro por posibles conflictos de interés originados por sus finanzas y que obviamente le impedirían cumplir con la Oficina de Ética Gubernamental.

El portavoz de la Casa Blanca requisa los teléfonos móviles de sus empleados para buscar topos de la prensa

Donald Trump está cansado de las filtraciones diarias que dan cuenta del tumulto y el caos que reinan en la nueva Administración. Así y para evitarle dolores de cabeza a su jefe, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer pasó a la acción la semana pasada y convocó a sus empleados en una «reunión de emergencia». Según relata Politico, los trabajadores, «dos docenas» y especialmente del departamento de Comunicaciones, tuvieron que entregar sus teléfonos móviles (tanto del trabajo como personales) y sin previo aviso. La entrega fue supervisada por varios abogados de la residencia presidencial.

El objetivo de Spicer no solo fue revisar el contenido y los destinatarios de correos electrónicos, por ejemplo, sino también comprobar que los dispositivos de sus colegas no contaban con dos aplicaciones de encriptación de mensajes llamadas Signal y Confide. Al parecer, el propio Spicer habría advertido a sus colegas de que la utilización de dichos sistemas supone una violación de la ley. Estas aplicaciones tienen la función de eliminar de manera inmediata cualquier intercambio de información que se realice a través de las mismas, sea a través de mensajería instantánea o correo electrónico.

Los hechos se produjeron en una semana especialmente complicada en las relaciones de Trump y la prensa estadounidense, tras vetar la entrada de varios medios en la Casa Blanca y anular la asistencia del presidente de EE.UU. a la tradicional cena de corresponsales en Washington. Además, el republicano volvió a acusar a los medios de comunicación y también a la inteligencia de Estados Unidos de no poder controlar a las personas que, trabajando dentro de sus instalaciones, filtran informaciones confidenciales al respecto de la investigación que el Buró tiene abierta sobre los lazos entre la nueva Administración y Rusia. «El FBI es incapaz de detenerlos», dijo entonces el neoyorquino, a sabiendas que en su propia residencia las filtraciones salen con todavía más asiduidad.

Politico, CNN, o The New York Post fueron algunos de los medios que publicaron detalles de la reunión convocada por Spicer y en cuyos artículos citaron «múltiples fuentes anónimas». Es decir, una prueba indiscutible de que el encuentro no amedrentó a los topos.

El padre de un soldado muerto en Yemen se niega a reunirse con el presidente

El padre de un soldado estadounidense fallecido durante un ataque en Yemen se negó a reunirse con Donald Trump cuando el cadáver de su hijo llegó al país.

«Les dije que no quería montar una escena pero que mi conciencia no me permitía reunirme con él», explicó Bill Owens, padre de William Owens, que formaba parte del cuerpo de operaciones especiales (Navy Seals) y murió durante un ataque contra el grupo terrorista Al Qaida en la Península Arábiga.

El padre del soldado explicó que le preocupaba la forma en que Trump trató a la familia de un soldado estadounidense musulmán fallecido durante la campaña electoral y además cuestiona la decisión de lanzar el ataque en el que murió su hijo. Según Owens, el Gobierno «le debe a su hijo una investigación».

El expresidente Bush defiende el papel de los medios para denunciar abusos de poder

El expresidente de EEUU George W. Bush defendió que la prensa es indispensable para la democracia y subrayó su papel para denunciar los abusos del poder, tras ser preguntado por los ataques a los medios de Trump.

«Los medios son indispensables para la democracia, necesitamos unos medios independientes para que pidan cuentas al poder, que puede ser muy adictivo y corrosivo», afirmó Bush. «Es importante que los medios pidan cuentas a quienes abusan de su poder, ya sea aquí o en otro lugar», agregó el exmandatario republicano (2001-2009).

Bush explicó que, precisamente, una de las cosas a las que dedicó «mucho tiempo» como presidente fue a «intentar convencer a personas como el (presidente ruso) Vladmir Putin de que aceptaran la noción de una prensa independiente». «Y es un poco difícil decirle a otros que deben tener una prensa independiente, una prensa libre, cuando no estamos dispuestos a tenerla nosotros», agregó.

Bush evitó una crítica más dura contra Trump, a pesar de haberse desmarcado de él en la campaña, no haber asistido a la Convención del partido y anunciar, a través de un portavoz, que no votó por él, ni tampoco por la demócrata Hillary Clinton, en las elecciones del pasado noviembre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Trump disparará casi un 10 % el gasto militar «para volver a ganar guerras»