«He visto cómo caía la montaña; he perdido todo, allí dentro están mi mujer y mis hijos»

Gianpiero Parete, superviviente de la catástrofe, se salvó porque había ido al coche


roma / corresponsal

Solo dos personas consiguieron salvarse de la avalancha de nieve que sepultó el hotel Rigopiano. Gianpiero Parete y Fabio Salzetta fueron trasladados en helicóptero al hospital de Pescara con síntomas de hipotermia tras haber pasado toda la noche en un coche. Las condiciones de ambos son serias, pero sus vidas no corren peligro.

 Parete, de 38 años, es un cocinero que pasaba unos días de descanso en el hotel junto a su mujer y a sus dos hijos, de 8 y 6 años. «He perdido todo. Allí debajo están mi mujer Adriana y mis hijos Ludovica y Gianfilippo». Fue el dolor de cabeza de su mujer el que hizo que se encontrara fuera del hotel cuando ocurrió la catástrofe: «Había ido al coche a por una medicina. Así me salvé», y añade: «Cuando volvía, oí ruidos y crujidos y, de pronto, vi caer la montaña encima del edificio. También yo fui arrollado. Vi que gran parte del hotel estaba cubierto de nieve». Parete intentó volver a entrar, pero tuvo miedo de quedar atrapado y agarrándose a ramas volvió a donde estaba su automóvil. Allí encontró a Salzetta, empleado del complejo hotelero.

Ambos aseguraron que durante las horas que pasaron esperando la llegada de los equipos de rescate no oyeron ninguna voz que proviniese del hotel, solo veían «un muro de nieve y después nada». Parete también intercambió mensajes con su jefe Quintino Marcella, quien dio la alarma.

El alcalde de Farindola, Ilario Lacchetta, explicó lo ocurrido a Fabio Salzetta: «Lo conozco bien. Hablé con él y me ha contado que no recuerda nada. Fue un breve momento de silencio tras el que se encontró atrapado en la zona de la caldera, un espacio de cemento armado que lo salvó. Después intentó buscar ayuda y oír si había voces, pero nada; solo encontró a otra persona».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«He visto cómo caía la montaña; he perdido todo, allí dentro están mi mujer y mis hijos»