«Es difícil que algo así pase en Galicia»

La comunidad, sostiene, carece de profesionales preparados para afrontar este tipo de emergencias


santiago / la voz

 El riesgo es su profesión y también su pasión. Rubén Suárez Carballo (Negreira, 1970) es bombero en el parque de Cee, y por afición, alpinista. No es habitual que en su trabajo tenga que enfrentarse a rescates tan complicados como el del hotel de los Apeninos, pero sí sabe de la dureza de la montaña y de la nieve, no en vano escaló, entre otros, el pico de Choquezafra, en Perú, o el Mont Blanc.

-¿Cómo se solventan las dificultades en un rescate de este tipo?

-Por lo que pude ver, el hotel está en una zona de montaña similar a lo que sería Sotres, en Asturias, con carreteras sinuosas pero de fácil acceso con buen tiempo. El problema llega con la nieve. Las ambulancias no pueden pasar y solo pueden acercarse bomberos o agentes en esquíes con un equipo básico de primeros auxilios y una pala, cuando lo que urge es librar la nieve que hay sobre el hotel y eso es muy complicado sin maquinaria, porque son toneladas de hielo. Es un trabajo manual y que depende del factor humano. Las ambulancias no pueden pasar mientras no tengan la carretera despejada.

-Un tiempo fundamental para salvar vidas...

-Es que en estos casos las víctimas fallecen o bien porque reciben un golpe al principio o por asfixia o por hipotermia. A no ser que encuentren un refugio en el que esperar a ser rescatados, lo habitual es que se mueran de frío.

-¿Podría ocurrir una desgracia así en Galicia?

-Es difícil, no es imposible, pero en Italia se dieron un conjunto de circunstancias que no es fácil que se repitan. Me imagino que el hotel lleva muchos años allí y que muchas veces habrán oído los ruidos de un alud, pero en este caso se juntó un temporal de nieve con varios terremotos; no es lo habitual. En las montañas de Galicia también hay aludes, por supuesto, en los Ancares, en Manzaneda, y a veces con nevadas muy intensas, pero un suceso de este tipo se suele dar en condiciones más agrestes.

-¿Cuenta Galicia con personal preparado para actuar en estos casos?

-En los parques de bomberos no, no hay formación específica. Los que están mejor preparados son el Grupo de rescate e intervención en montaña (GREIM) de la Guardia Civil, que actúa en la zona de Trives.

-¿Cómo se produce un alud de este tipo?

-Se produce por un desprendimiento de nieve cuando no está bien compactada. Puede darse por el propio peso de la nieve o por un ruido, por el paso de un avión o por un simple grito. Por eso los alpinistas, en zonas de nieve, procuramos hablar bajo, porque sabemos que hay ese riesgo. En este caso había mucha nieve acumulada, es fácil que haya un desprendimiento; es de suponer que en esa zona hay muchos aludes, pero claro, lo que no es normal es que llegue a enterrar un hotel. Lo dicho, se dieron unas circunstancias que no son las habituales.

-¿Usted se vio alguna vez en condiciones similares?

-En el trabajo no, y tampoco haciendo alpinismo, pero sí es habitual que escuches los aludes, me pasó en Perú. Haces un tramo de montaña, lo habitual es que empieces de madrugada y que pares a las cuatro de la tarde porque suben las temperaturas y el riesgo es mayor; entonces fijas cuerda y te dispones a dormir en el campamento y escuchas los aludes. Es como un tren que te pasa por encima.

-¿Cómo pediría ayuda si le ocurriese?

-Llevamos unos localizadores de posición que van con un atalaje pegados al cuerpo. Si te entierra un alud emite una señal que rastrean los equipos de rescate y te localizan.

Italia queda lejos, y Teherán, todavía más. Pero las tragedias unen, y los bomberos gallegos se sintieron ayer muy cerca de los compañeros encargados del rescate de los Apeninos, pero también de los equipos de socorro que tuvieron que lamentar la pérdida de una veintena de compañeros muertos en el derrumbe de un edificio en la capital iraní.

Los bomberos gallegos, muy pendientes de sus colegas de Italia

-Con una profesión llena de riesgos como la suya, ¿cómo es que dedica su tiempo libre a actividades tan peligrosas como el alpinismo o el barranquismo?

-El riesgo va en el oficio, pero la naturaleza te llama y tienes ese gusanillo dentro. A mí me parece más peligroso el fútbol, donde hay más lesiones. Por supuesto que hay accidentes fatales, pero tomamos nuestras precauciones. Nunca me planteé por qué hago esto, lo llevas dentro y ya está. Ahora estaba sentado leyendo un libro de unos amigos que hicieron la Ruta de la Seda en bici, que les llevó un año... Son condiciones extremas y a veces te encuentras con peligros, pero es lo que quieres hacer, y a mí me hace feliz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Es difícil que algo así pase en Galicia»