Moscú y Ankara esperan afianzar su alianza pese al asesinato del embajador

Rusos, turcos e iraníes lanzan un proceso paz en Siria sin contar con Occidente


redacción / La Voz

Tanto Rusia como Turquía lanzaron ayer el mensaje de que el asesinato del embajador ruso en Ankara no socava sus relaciones bilaterales ni arruina su reciente cooperación en Siria, sino todo lo contrario: las reafirma. Tanto Recep Tayyip Erdogan como Vladimir Putin coincidieron en denunciar que el objetivo del asesinato era perturbar su estrenada amistad, lograda después de una acalorada crisis diplomática a cuenta del caza ruso derribado por Ankara y en la cual no dudaron incluso en insultarse.

«Compartimos con el presidente Putin el mismo punto de vista según el cual nuestra cooperación con Rusia en diversos ámbitos, particularmente en cuanto a Siria, no será obstaculizada por este ataque», declaró Erdogan.

En esa línea, el Kremlin anunció ayer el envío de dieciocho investigadores, agentes de los servicios secretos y diplomáticos, a Ankara para intentar identificar a los instigadores del asesinato. Además rusos y turcos mantuvieron la reunión tripartita con Irán sobre Siria programada ayer en Moscú. Ni los estadounidenses ni los europeos estaban invitados a la cita, en la que se aprobó una declaración para relanzar el proceso de paz en Siria.

Los tres países se proponen buscar la extensión del alto el fuego de Alepo por todo el territorio sirio y ser «garantes» de un acuerdo entre el régimen y la oposición. Un arreglo que tiene lugar después de que Rusia diera un vuelco al devenir de la guerra con su apoyo militar a Bachar al Asad. Ayer, el Ejército sirio urgía a los últimos rebeldes a abandonar Alepo para oficializar su mayor victoria desde el inicio del conflicto en el país árabe. 

Los réditos

Las sobrecogedoras imágenes del policía turco disparando sobre el embajador Andréi Karlov en venganza por Alepo suscitaron en las redes sociales el paralelismo con el asesinato en 1914 en Sarajevo del archiduque Francisco Fernando, que precipitó la Primera Guerra Mundial. La voluntad de apaciguamiento de Rusia y Turquía descarta esa apocalíptica visión, que también es rechazada por los analistas.

«Los rusos no van a culpar a los turcos [por este asesinato], pero van a buscar aprovecharlo para obtener réditos más importantes» en el contexto sirio, explicaba a la agencia AFP James Nixey, experto en Rusia del centro de reflexión Chatham House.

La opinión pública turca rechaza la actual estrategia de Erdogan que pasa por echarse en brazos de Putin mientras los cazas rusos masacran a los civiles sirios. En días pasados hubo protestas frente a las sedes diplomáticas rusas en Ankara y Estambul contra el apoyo de Moscú a Bachar al Asad. Erdogan tratará de distraer su impopular política en Siria atacando a sus enemigos, vaticinaba Aaron Stein, un experto de Turquía del think tank Atlantic Council, en The New York Times. 

Dicho y hecho, Erdogan desvinculó ayer la muerte del embajador del conflicto sirio y acusó a los «cobardes terroristas», en un ambiguo discurso en el que señaló como posibles autores tanto a la guerrilla kurda como a la red del predicador islamista Fethullah Gülen, a la que acusa del fallido intento del golpe de Estado en Turquía de julio pasado.

Con el acercamiento a Putin, Erdogan tuvo que olvidarse de su vieja aspiración de echar del poder a Al Asad. A cambio ambos líderes acordaron que Turquía dejaría de apoyar a los grupos rebeldes que amenazaban los intereses rusos en Siria, y Rusia dejaría de apoyar a los grupos kurdos sirios.

Varios medios apuntan a que el agresor está vinculado al clérigo Gülen, acusado de estar detrás del fallido golpe

Agentes rusos investigan ya con sus colegas turcos la muerte del embajador de Rusia Andréi Karlov. Seis personas, entre ellas el compañero de piso, los padres y la hermana del autor de la muerte del diplomático, Mevlüt Mert Altintas, fueron detenidas el lunes en Söke, ciudad de la costa occidental de donde era oriundo el policía. Ayer fue arrestado su tío, que en el pasado ya fue detenido por supuestos vínculos con el clérigo Fethullah Gülen, acusado de haber organizado el fallido golpe de Estado, y luego puesto luego en libertad.

Varios medios de prensa vinculan a Altintas con el predicador islamista. Una hipótesis que ya el lunes había sido insinuada por el alcalde de Ankara, Melih Gökçe.

«Bala disparada por FETO contra las relaciones turco-rusas», tituló el diario Star, utilizando el acrónimo que designa a la red de Gülen. Según el periódico Hürriyet, Altintas estuvo brevemente suspendido de empleo dentro de la purga lanzada por el Gobierno tras el intento de golpe de Estado. El agente fue suspendido el día 4 de octubre pero regresó a su puesto el 16 de noviembre Según ese diario, el policía se había tomado el lunes de permiso y se había instalado en un hotel cerca de la galería adonde el embajador, Andrey Karlov, acudió a inaugurar una exposición de fotografías. Otras fuentes aseguraron a Reuters, que el policía de 22 años había pedido la baja por enfermedad el día del ataque. 

El asesinato de Karlov tuvo lugar en el barrio de las embajadas, lo que plantea cuestiones sobre la seguridad en el centro de la capital turca, que este año fue sacudida por varios atentados.

Washington anunció el cierre de todas las sedes diplomáticas estadounidenses en Turquía, después de que ayer de madrugada un hombre abriera fuego frente a la embajada estadounidense en Ankara sin causar víctimas. Las autoridades desplegaron policías suplementarios y camiones antidisturbios para reforzar la seguridad en torno a la embajada de Rusia. Mientras, Vladimir Putin ordenó a sus servicios secretos reforzar las medidas de seguridad en Rusia y en el extranjero.

La calle donde se encuentra la Embajada rusa en Ankara recibirá el nombre del diplomático. Mientras, el cadáver de Karlov fue repatriado ayer tras una solemne ceremonia en el aeropuerto de Ankara.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Moscú y Ankara esperan afianzar su alianza pese al asesinato del embajador