Masacre en la catedral copta de El Cairo

La Voz REDACCIÓN

INTERNACIONAL

El ataque fue perpetrato con un artefacto explosivo colocado en el interior del templo. Los Hermanos Musulmanes responsabilizan al Gobierno de buscar una guerra sectaria

12 dic 2016 . Actualizado a las 07:46 h.

Al menos 25 personas murieron y otras 49 resultaron heridas en una explosión en la catedral ortodoxa copta de San Marcos, en El Cairo. La catedral, situada en el centro de la capital egipcia, es la sede del Patriarca de Alejandría, cabeza de la Iglesia ortodoxa copta. Se trata del ataque más grave en el país contra un lugar de culto cristiano en décadas y en un día festivo que marca el nacimiento de Mahoma y tras una noche de oración entre los cristianos por el inicio del mes de kihak en el calendario copto.

La explosión fue causada por una bomba, pero por el momento su responsabilidad no ha sido reivindicada. Un oficial de seguridad dijo que la bomba fue lanzada por un desconocido dentro del templo, aunque ni las fuerzas de seguridad ni las autoridades religiosas consiguieron aportar más datos sobre el origen del atentado.

Esa incertidumbre disparó las sospechas sobre el origen del ataque. Las primeras miradas se dirigieron al colectivo de los Hermanos Musulmanes y sus organizaciones satélites, cuya postura integrista y de rechazo a los cultos no islámicos ya ha generado otros incidentes en todo el país. «El derramamiento de sangre de todos los egipcios está prohibido por el Islam, ya sean musulmanes o cristianos, especialmente si estos estaban rezando o desarmados», detalló un portavoz de este colectivo. Al mismo tiempo, el exgrupo gobernante, que fue apartado del poder por los militares en julio de 2013, responsabilizó al actual mandatario egipcio, Abdelfatah al Sisi, y a «sus bandas criminales» de lo ocurrido.