El nombramiento del ultra xenófobo Bannon provoca repulsa en EE.UU.

Adriana Rey NUEVA YORK / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

CARLO ALLEGRI

Demócratas y republicanos advierten contra el discurso del odio del asesor de Trump

15 nov 2016 . Actualizado a las 18:05 h.

Es complicado saber quién de los dos tendrá más poder, aunque si hay algo claro es que los primeros nombramientos de Donald Trump buscan un equilibrio entre la base populista que le dio la victoria y la élite republicana que necesita en el Congreso para hacer realidad sus promesas electorales. Una de cal y una de arena.

Esto es lo que representan Steve Bannon y Reince Priebus como jefe de estrategia y jefe de gabinete, respectivamente. El segundo es visto con alivio (al menos un miembro del establishment estará en la Casa Blanca), pero la indignación y la repulsa han saltado con Bannon.

«La elección de Bannon debería ponernos a todos muy nerviosos», advirtió el senador Bernie Sanders. Su inquietud fue compartida por la líder de la minoría demócrata en el Senado, Nancy Pelosi, quien aseguró que «llevar a Bannon a la Casa Blanca es una señal alarmante de que Trump sigue comprometido con la visión del odio y la división que definió su campaña». Hasta en las filas republicanas se ha dado la voz de alarma: «La extrema derecha racista y sexista está representada a pocos pasos del despacho oval. Estate muy alerta América», decía John Weaver, estratega del partido conservador.