Radiografía de un escándalo

Unos papeles que salen a la luz por el divorcio de una colaboradora de Hillary y amenazan su credibilidad


NUEVA YORK / E. LA VOZ

A solo ocho días de la fecha prevista para la celebración de las elecciones presidenciales, la revelación del FBI sobre los correos electrónicos de Clinton sigue ensombreciendo una carrera manchada desde sus inicios. A estas alturas hay más preguntas que respuestas, mucha intranquilidad y acusaciones al Buró de influir en el proceso electoral. 

¿Qué es el caso de los correos?

Cuando Hillary Clinton fue secretaria de Estado no solo usó su correo electrónico del Departamento para tratar asuntos confidenciales, también fueron discutidos en su cuenta de correo personal. La gestión de la información fue «descuidada» por su parte y Clinton fue interrogada e investigada por el FBI, que finalmente concluyó que no había delito. Ahora, el Buró tiene otros correos «pertinentes» de ser investigados y encontrados en dispositivos de Anthony Weiner y Huma Abedin. 

¿Quiénes son Anthony Weiner y Huma Abedin?

Weiner es un excongresista casado con Huma, la mano derecha de Clinton. La pareja se divorció después de varios escándalos sexuales del demócrata, quien intercambió mensajes con una niña de 15 años. El FBI abrió una investigación al respecto y confiscó varios dispositivos que Abedin compartía con su exmarido. Fue en estos ordenadores donde los investigadores encontraron los correos que hoy se cuestionan.

¿En qué daña a Clinton?

Su eterno problema es que muchos no la consideran honesta. La percepción de opacidad es su talón de Aquiles y por ello, la revisión de nuevos correos le perjudica. No se sabe cuántos correos son, ni qué información contienen, pero precisamente esa confusión generada provoca un daño irreparable y coloca el centro de atención en los asuntos que más perjudican a Clinton. 

¿En que beneficia a la campaña republicana?

El magnate es el gran beneficiado. Su credibilidad no es tan cuestionada como la de su rival y además, el neoyorquino advirtió en varias ocasiones del «peligro» sobre un triángulo «Weiner, Abedin, Clinton». Sus palabras pasadas son hoy su fuerte y las recuerda en cada uno de sus mítines, desde que el pasado viernes estalló el escándalo. 

¿Influirá en el resultado final de los comicios la investigación del FBI?

Hay varias posturas al respecto. Algunos opinan que incluso podría beneficiar a la campaña demócrata. El hecho de que las encuestas se estén estrechando cada vez más, podría «asustar» a todos aquellos que miran a Donald Trump con recelo y, en consecuencia, «obligarlos» a que salgan a votar para evitar la victoria del magnate. Por el contrario, la ansiedad generada podría ser un arma de doble filo que movilizase e hiciese cambiar de opinión a todos aquellos republicanos que dijeron que no votarían por su candidato.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Radiografía de un escándalo