Tostadas con aguacate, la dudosa clave para comprar una casa en Australia

La Voz ROCÍO OTOYA | EFE

INTERNACIONAL

Guerra intergeneracional y tormenta en las redes sociales por los carísimos «brunch» de los «millenials»

21 oct 2016 . Actualizado a las 10:51 h.

La tostada con aguacate se ha convertido en la dudosa clave para hacer realidad el sueño de la casa propia en Australia, cuyo valor medio es de 1 millón de dólares locales (762.635 dólares o 699.670 euros), y el detonante de una guerra intergeneracional.

La polémica comenzó cuando el columnista Bernard Salt escribió el fin de semana en el Weekend Australian Magazine que había visto en las cafeterías a jóvenes gastarse 22 dólares australianos (17 dólares o 15,4 euros) en una merienda de tostadas con aguacate y queso feta.

«No puedo pagar este tipo de almuerzos porque soy un hombre de edad media y mantengo a mi familia», dijo este representante de la generación de los «Baby Boomers», nacidos después de la Segunda Guerra Mundial, y que en su juventud lograron comprar enormes casas con jardín en Australia.

Salt se preguntó: «¿cómo puede permitirse la gente joven comer esto en lugar de ahorrar esos 22 dólares varias veces a la semana para tener el depósito de una casa?».

La columna desató en seguida una tormenta en las redes sociales y las críticas de la generación del Milenio, nacida entre 1980 y 2000, acompañadas de etiquetas como #SmashedAvo #myRightoBrunch (Aguacate aplastado y Mi derecho a almorzar).

«Esta mañana me salté mi aguacate aplastado en el desayuno. Emocionado por comprar mi casa la próxima semana», ironizaba en un tuit, Tony Broderick.

«Bernard Salt tiene toda la razón. Solo renuncia a 22 dólares a la semana y tendrás el depósito de tu casa en Sídney en 175 años», comentaba en otro, Kyle Sheldrick.

La controversia ha sido aprovechada por los restaurantes que ofrecen menús como «Plan de Retiro» o «Avonomics», contracción entre avocado, el nombre de la fruta en inglés, y economía.