Trump impone la guerra sucia en la campaña de EE.UU.

El «USA Today» rompe su tradicional neutralidad y tilda de «peligroso demagogo» al republicano


nueva york / e. la voz

Los nervios están a flor de piel. A tan solo siete días del segundo asalto entre Donald Trump y Hillary Clinton, republicanos y demócratas ya se han puesto en guardia para recibir los golpes con un buen ataque. Eso sí, ahora ya no hay piedad ni tampoco filtros que decoren una imagen más presidenciable. Y es que la artillería pesada ya ha comenzado a salir anticipando una noche del 9 de octubre cuanto menos, memorable.

La última hora está llena de subidas de tono y de trapos sucios: «Ella (Clinton) es muy desagradable, pero yo puedo ser mucho más desagradable de lo que ella lo ha sido nunca», advertía Trump en una entrevista en The New York Times, antes de sugerir que utilizará las infidelidades de Bill Clinton como arma arrojadiza en el siguiente debate. En su opinión, su rival «se casó con el mayor abusador de mujeres en la historia de la política». Además, dijo, ella «atacó a las mujeres a las que Bill Clinton maltrató».

Es la estrategia por la que apuestan, precisamente, algunos de los asesores del magnate, como su subdirector de campaña, David Bossie. En el lado opuesto se encuentra la cúpula de un partido que, entre avergonzado y nervioso, teme que los últimos arrebatos de Trump puedan estar haciendo un daño irreparable a sus filas.

Los arrebatos llevaron al magnate a escribir un tuit en plena madrugada calificando de «repugnante» a la ex Miss Universo de origen venezolano, Alicia Machado, e insinuando la existencia de un vídeo de contenido sexual protagonizado por la modelo que tanto daño le hizo en el último debate. Sin embargo, lo que nunca hubiese esperado Trump es que la respuesta llegase en bloque de la mano de diversos medios de comunicación recordando que fue el propio magnate quien en el año 2000 participó en un vídeo de Playboy. En su corta aparición, el multimillonario aparece saliendo de una limusina y abriendo una botella de champán sin involucrarse, eso sí, en ningún acto sexual.

Esta especie de recordatorio llega en una semana donde algunos de los periódicos más importantes del país han gritado en bloque contra el candidato conservador, protagonizando un movimiento sin precedentes de editoriales disuadiendo de elegirlo. Fue el caso de USA Today, que después de 34 años rompió su tradición de no apoyar a ningún candidato para calificar al magnate de «peligroso demagogo». Lo mismo hicieron The Wall Street Journal y otros periódicos que llevaban décadas respaldando a candidatos republicanos. Han decidido cerrar el paso al multimillonario a riesgo de separarse de sus audiencias.

La prensa británica da por hecho que el populista Nigel Farage irá al rescate del magnate

Diferentes voces de la campaña de Trump confirmaron, tras esta constelación de adversidades, que existe mucha preocupación de cara al próximo debate contra la demócrata. Y es que otro resultado como el que cosechó el pasado lunes podría significar un jaque mate para su candidato. Por ello, algunos apuntan al concurso de expertos que podrían preparar a Trump en técnicas de debate y oratoria para intentar noquear a Clinton.

El periódico inglés, The Guardian, señaló de hecho que Nigel Farage, el euroescéptico artífice del brexit, podría encargarse de este cometido. Según publica, «Farage ya está en EE.UU. para asesorar a Trump de cara a su segundo duelo». La información fue desmentida por el Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP), que, sin embargo, no niega que el populista británico pueda volver a participar en un mitin con Trump, para darle su apoyo, como hizo el pasado mes de agosto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Trump impone la guerra sucia en la campaña de EE.UU.