Lula plantea las municipales de mañana como un plebiscito por el acoso judicial por corrupción

La campaña también se ha visto alterada por las nuevas reglas contra la financiación de los políticos


REDACCIÓN / LA VOZ

Los brasileños elegirán mañana a los alcaldes y concejales de sus 5.568 municipios, gobiernos locales dotados de importantes poderes y en algunos casos con recursos dignos de un país. A la cita se llega en medio de una enorme crispación política tras el encausamiento de Lula da Silva por el caso Lava Jato, la aprobación del revocatorio contra Dilma Rousseff y las investigaciones en marcha contra numerosos políticos y cargos electos.

La crisis de imagen y apoyo es especialmente fuerte en el Partido dos Trabalhadores (PT), la formación a la que pertenecen los dos últimos presidentes brasileños inmersos en diversos procesos judiciales por corrupción y negligencia en la gestión. Por eso, Lula fue el primero en vestir la imagen de mártir y asegurar que todas las acusaciones contra él y contra Dilma estaban azuzadas por el actual presidente, Michel Temer, para desacreditarles y sacar réditos políticos.

La campaña también se ha visto alterada por las nuevas reglas contra la financiación de los políticos, que han reducido de forma considerable los fondos de los candidatos y, sobre todo, las donaciones opacas de empresas y corporaciones. Ello limita los ingresos de los aspirantes al dinero aportado por sus simpatizantes, por lo que la sensación en las calles de las principales ciudades es de una ausencia casi total de un clima electoral, aunque los analistas interpretan que eso favorece a las formaciones mayoritarias.

El descrédito de la clase política, muy salpicada por el caso Petrobras y otros de corrupción también ha provocado entre los partidos el temor a la desmovilización de los electores y el incremento del voto en blanco.

El poder municipal tiene unas prerrogativas considerables que confieren al alcalde un importante poder de decisión. La Constitución de 1988 determina que los municipios, que junto a los Estados y el DF conforman la Federación, tienen amplias prerrogativas, incluyendo una «participación en los resultados de la explotación de petróleo y de gas natural, de recursos hídricos para generación de energía eléctrica y otros recursos minerales en sus respectivos territorios».

Sao Paulo, la ciudad más poblada e importante del país, albergará una de las batallas más importantes para el futuro del país. La ciudad está gobernada por Fernando Haddad, del partido de Lula, que aspira a su reelección pero que los sondeos sitúan en tercera posición, y muy tocado por la corrupción.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Lula plantea las municipales de mañana como un plebiscito por el acoso judicial por corrupción