Putin se refuerza con unas elecciones que refrendan la anexión de Crimea

La oposición y el Departamento de Estado americano califican la votación de ilegítima


REDACCIÓN / LA VOZ

Más de 110 millones de rusos están llamados este domingo a unas elecciones en las que no se prevé sorpresa alguna y en las que el presidente, Vladimir Putin, verá reforzado su casi ilimitado poder con una amplia mayoría en la Duma, que renovará a 450 miembros.

Los problemas para Putin están en las sospechas sobre la limpieza del proceso electoral, en el que, además de elegir a sus representantes parlamentarios, los votantes tendrán que pronunciarse sobre los territorios de Crimea y Sebastopol, arrebatados a Ucrania en un conflicto que sigue latente a orillas del mar Negro, y que también elegirán a sus representantes en esta cita. Estados Unidos ya aventuró ayer que las elecciones a la Duma rusa en Crimea son «ilegítimas» y que «no reconocerá» su resultado, según un comunicado del Departamento de Estado. «Nuestra posición sobre Crimea es clara: la península es una parte integral de Ucrania», indicaron los americanos antes de ratificar que las sanciones contra Rusia relacionadas con Crimea seguirán hasta que Rusia devuelva el control de ese territorio a Ucrania.

La votación en los territorios ocupados por Rusia durante el conflicto iniciado en el 2014 han provocado algunos incidentes aislados, como un ataque a la embajada rusa en Kiev, la capital de Ucrania, con artefactos pirotécnicos y pintura.

Pero las dudas sobre posibles irregularidades y falta de legitimidad no solo las lanza Estados Unidos, sino también la oposición política al actual establishment, que acusa a Putin y sus afines de encadenar a los disidentes e impedirles optar a derrotar democráticamente a Rusia Unida, vetando a candidatos como el bloguero Alexei Navalnin.

Pese a que un total de 14 partidos -entre ellos el del disidente Mijail Jodorkovski- se han registrado para los comicios y a que la presidenta del comité electoral, la respetadísima Ela Pamfilova, se ha comprometido a hacer la votación «más limpia de la historia», los opositores temen un pucherazo» que incremente la ya de por sí amplia ventaja de los afines a Vladimir Putin.

De hecho, aunque las encuestas dan a Rusia Unida, en el poder desde el 2003, el porcentaje de voto más bajo de la historia, el nuevo sistema de elección, con la mitad de los diputados en circunscripciones unipersonales y el resto en un sistema de listas de partidos convencional, servirá para que este partido mejore su representación parlamentaria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Putin se refuerza con unas elecciones que refrendan la anexión de Crimea