El centro de Italia vuelve a quebrarse

María Signo ROMA / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

El seísmo, de magnitud 6, deja más de 120 muertos y decenas de desaparecidos

25 ago 2016 . Actualizado a las 07:05 h.

Fueron 142 segundos infinitos a las 3.36 de la madrugada. Buena parte de Italia, desde Rímini hasta Nápoles, sintió el terremoto de magnitud 6 con epicentro en Accumoli, una pequeña localidad del norte del Lacio, en los Apeninos centrales, que al menos ha segado la vida de unas 124 personas. Por no hablar de los 368 heridos que fueron trasladados en helicópteros a los hospitales de Ascoli, San Benedetto, L’Aquila, Terni, Rieti e incluso de Roma, o de las decenas personas que aún permanecen bajo los escombros.

El recuerdo de la noche en la que la ciudad de L’Aquila tembló se hizo presente. La ciudad destruida en el 2009 está a tan solo unos 60 kilómetros y la hora en la que se produjo el temblor era la misma. Poco más de sesenta minutos después, a las 4,43, se sintió una réplica de intensidad 4,4 con epicentro en Norcia. Otras 300 fueron sucediéndose después. Las localidades más afectadas son Accumoli y Amatrice, en el Lacio; Arquata del Tronto y Pescara del Tronto, en las Marcas, y Norcia, en Umbria, que aunque sufrió daños materiales, no registró muertos.

La zona, en los montes Apeninos, no es de fácil acceso y las carreteras y puentes como el Tre Occhi, en Amatrice, han sufrido graves daños. Todo eso ha retrasado la llegada de los servicios de emergencias como Protección Civil o los bomberos. En Amatrice la destrucción es casi total. Según el alcalde Sergio Pirozzi, «la mitad del pueblo ya no existe». Calcula además que hay «docenas de muertos, muchísimos aún bajo los escombros».