La tragedia de «los niños de la frontera»

Más de 26.000 menores no acompañados de Centroamérica han sido detenidos en el 2016 al cruzar a EE.UU.


Nueva York / E. La Voz

«Vinimos por las montañas. Las cruzamos día y noche. Solo tomábamos agua de las piletas donde beben las vacas y donde se bañan», recuerda Ángel a Univision. Él es uno de los conocidos como «niños de la frontera». Aquellos que huyen de la pobreza y de la violencia. De un futuro sin salida rodeados de maras de las que en muchas ocasiones son víctimas. Todos ellos tratan de cambiar sus destinos y para colmo lo hacen solos. Sin su familia.

Así se presenta la dura realidad de más de 26.000 niños que en los primeros seis meses del 2016 han sido detenidos en la frontera sur de Estados Unidos. Otros 16.000 nunca alcanzaron el país y fueron arrestados antes, en la frontera mexicana. «Es desgarrador pensar en estos niños -en su mayoría adolescentes, pero algunos incluso más jóvenes- realizando el agotador y extremadamente peligroso viaje en busca de seguridad y una mejor vida», asegura Justin Forsyth, subdirector ejecutivo del Fondo Internacional de Emergencia de Unicef. Él es uno de los autores del informe «Sueños rotos: El peligroso viaje de niños de Centroamérica a EE.UU.», donde se advierte que no hay señales de que el flujo migratorio infantil esté disminuyendo, más bien todo lo contrario.

Todos ellos vienen principalmente de Guatemala, El Salvador y Honduras y todos se juegan la vida en su viaje. Secuestros, bandas organizadas que trafiquen después con ellos, violaciones, o muertes por el calor del desierto, son algunos de los peligros a los que se enfrentan. Es más, según Amnistía Internacional seis de cada diez mujeres y niñas son violadas durante su travesía.

Eso sí, todos aquellos que tengan la suerte de llegar vivos a EE.UU. deberán enfrentarse después a la detención sin derecho a disponer de un abogado de oficio. «Unicef es contrario a la detención de menores de edad. Todos los países deberían buscar alternativas a la retención de niños y no detenerlos en base a su simple estatus migratorio», asegura el portavoz Christoph Boulierac. «Los niños, sea cual sea su condición, siguen siendo niños», denuncia Forsyth tras instar a las autoridades a impedir los arrestos de menores. Y es que las cifras hablan por sí solas: el 40 % de los niños si representación jurídica fueron deportados en comparación con el 3 % de menores que contaban con un abogado.

Aumenta la cifra de migrantes que mueren en el mar Mediterráneo

El Mediterráneo sigue siendo la frontera más letal para los que buscan una vida mejor, lejos de la guerra y la pobreza. De las 3.700 muertes que tuvieron lugar en el primer semestre del 2016 en todo el mundo, el 78 % fueron en la ruta de Libia, Marruecos y Turquía hacia Italia, España y Grecia.

La cifra de migrantes muertos en el mundo aumentó un 23 % este semestre con respecto al mismo período del 2015, según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM). Si se comparan con los datos de enero a junio del 2014, el incremento supera el 53 %. En cuanto a Centroamérica, más de 200 personas han muerto en este período en su intento de llegar a Estados Unidos, aunque el informe de la OIM asume que debe haber muchas más víctimas sin registrar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La tragedia de «los niños de la frontera»