Erdogan vacía de presos comunes las cárceles para hacer sitio a los golpistas

Una reforma penal abre la vía a la liberación progresiva de 38.000 reos


Amán / corresponsal

No hay celdas suficientes en Turquía para acoger a los detenidos en las purgas lanzadas tras la intentona golpista. Con este panorama, el ministro de Justicia, Bekir Bozdag, anunció ayer una reforma penal que permitirá la liberación de hasta 38.000 presos comunes en «libertad supervisada». La medida ha sido anunciada mediante dos decretos en virtud del estado de emergencia vigente desde el 21 de julio, en un aparente movimiento para abrir hueco en las cárceles a los más de 23.000 detenidos por su vinculación con el fallido golpe de Estado.

La saturación de las cárceles turcas no es nueva. En marzo del 2015, la Comisión de derechos humanos del Parlamento emitió un informe advirtiendo de que se había superado la capacidad de las prisiones. Pero la purga que ha seguido a la fallida asonada ha afectado a 35.000 personas sospechosas de tener vínculos con FETO, la organización terrorista vinculada con Fetullah Gülen, autoexiliado en EE.UU., a quien Ankara responsabiliza de la asonada. Desde entonces, solo 11.000 han sido puestos en libertad y, según datos oficiales, 17.700 están ya en prisión preventiva y 5.600 continúan en detención policial a la espera de declarar ante el juez. «Después del golpe de 15 de julio de violaciones de los derechos humanos están creciendo en el sistema penitenciario con decenas de miles de nuevos detenidos», denunciaron diputados opositores. 

Hasta seis en una celda

El abogado de fiscales y jueces, Elkan Albayrak, escandalizado por la cantidad de encarcelaciones, detallaba a La Voz en una reciente entrevista que se estaban hacinando hasta seis arrestados en celdas individuales. Cuenta Albayrak que muchos de los detenidos eran familias enteras que trabajaban en la judicatura y supo del caso de un bebé que pasó tres días en una celda junto a su madre, porque no encontró ningún familiar con quien dejarlo.

Amnistía Internacional denuncia que se están utilizando comisarías de policía, instalaciones deportivas y juzgados para acoger a los detenidos en unas condiciones cuestionables. En el informe, la organización internacional solicitaba el acceso inmediato de observadores independientes a todos los lugares donde se retiene a sospechosos.

La medida «no es una amnistía», ha aclarado el titular de Justicia en la red social de Twitter donde fue dando detalles de la reforma. Solo atañe a los presos que hayan cometido actos delictivos antes del 1 de julio, siempre y cuando no tenga relación con asesinatos, delitos sexuales, terrorismo, atentados contra la seguridad de Estado o narcotráfico.

El Código Penal turco contemplaba la libertad condicional a todo preso que le queda un año de pena por cumplir. Con la nueva disposición esta situación se extiende a los dos últimos años. Otra de las variaciones es que podrá aplicarse a los prisioneros que han cumplido la mitad de su condena, cuando antes solo afectaba a los que hubieran cumplido dos tercios de la misma.

La purga ya ha alcanzado a 75.000 funcionarios. De ellos, al menos 13.000 deberán devolver sus salarios de los últimos seis años por acceder a sus cargos en oposiciones manipuladas, según el diario opositor Cumhuriyet. Se les acusan de haber recibido de antemano las preguntas y respuestas del examen, efectuado en 2010, de manos de miembros de la organización de Gülen. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Erdogan vacía de presos comunes las cárceles para hacer sitio a los golpistas