Las cinco razones por las que Trump ganará las elecciones, según Michael Moore

Paulino Vilasoa Boo
P. Vilasoa LA VOZ

INTERNACIONAL

MIKE SEGAR | Reuters

El cineasta, que acertó al decir que el magnate iba a ser el candidato republicano, cree que, desgraciadamente, también llegará a ser presidente. «Nunca en mi vida he querido más equivocarme que ahora», dice

28 jul 2016 . Actualizado a las 13:29 h.

El cineasta Michael Moore, conocido por controvertidos documentales como el multipremiado Bowling for Columbine, ha publicado en su página web un ensayo en el que expone las cinco razones por las que el polémico Donald Trump conseguirá alzarse con la presidencia de Estados Unidos en las próximas elecciones de noviembre.

«Siento ser el que os trae las malas noticias», comienza su análisis el conocido documentalista de opiniones progresistas, «pero acerté de lleno cuando os dije el pasado verano que Donald Trump iba a ser el candidato republicano a presidente. Y ahora tengo noticias todavía más espantosas y deprimentes para vosotros: Donald J. Trump va a ganar en noviembre».

A Michael Moore le gustaría estar equivocado -«nunca en vida he querido más que se demuestre mi error que ahora», dice-, pero considera que ese «miserable, ignorante, peligroso payaso a tiempo parcial y sociópata a jornada completa va a ser nuestro próximo presidente».

Estas son las cinco razones que da para vaticinar el éxito del candidato republicano.

1. El cinturón industrial de los Grandes Lagos

Según Michael Moore, Donald Trump va a centrarse sobre todo en los cuatro estados azules (demócratas) del cinturón industrial de los Grandes Lagos de Estados Unidos, es decir, Michigan, Ohio, Pensilvania y Wisconsin. Son estados que tradicionalmente votan al partido demócrata, pero todos ellos han elegido desde el 2010 un gobernador republicano (excepto Pensilvania recientemente). Además, en las últimas primarias de Michigan del pasado mes de marzo, más habitantes de la zona han votado a Trump que a Hillary Clinton. Todo ello a pesar de las incendiarias declaraciones del republicano. ¿Por qué? Según el cineasta, la razón está en las acusaciones del republicano (bien fundamentadas) de que el apoyo de los Clinton al NAFTA (el Tratado de Libre Comercio de América del Norte) ha contribuido a destrozar los estados industriales de la zona.

Trump, según Michael Moore, se aprovechará de esto y también del apoyo de Hillary al TPP (el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica) para hundir las opciones de Clinton en esta zona, en la que trabajadores y empresarios por igual temen las consecuencias de estos tratados internacionales.

«Aquí llega la matemática. Mitt Romney perdió solo por 64 votos. Súmales los de estos estados. Todo lo que necesita Trump es llevarse los estados tradicionalmente rojos (republicanos) y sumarles estos cuatro estados del cinturón industrial. No necesita Florida, ni Colorado, ni Virginia. Solo Michigan, Ohio, Pensilvania y Wisconsin», concluye el cineasta.

2. El enfado del hombre blanco

El cineasta Michael Moore se mete en la mente del «Hombre Blanco en Peligro» para hacer entender el machismo todavía imperante en la sociedad estadounidense: «Nuestra nación dominada por hombres desde hace 240 años ha llegado a su fin. Una mujer está a punto de ponerse al mando. ¿Cómo ha podido pasar? Había signos alarmantes, pero los habíamos ignorado. Nixon, el traidor de género, que nos impuso el Capítulo IX, la norma que decía que las niñas deberían tener las mismas oportunidades para el deporte en las escuelas. Cuando las dejamos volar en aviones comerciales. Antes de darnos cuenta, estaba Beyoncé irrumpiendo en la Super Bowl (¡nuestro deporte!) con un ejército de Mujeres Negras, con el puño alzado, proclamando que se había consumado el dominio sobre nosotros».

Según él, hay un sentimiento, entre muchos hombres, de que el poder ha pasado al lado femenino. El fenómeno «feminazi», en opinión de esta gente, ha conquistado la sociedad y ahora, «después de haber aguantado cuatro años de un hombre negro diciéndonos qué hacer», dice Moore poniéndose en el lugar de quienes piensan así, «¿se supone que tenemos que sentarnos y comernos ocho años de una mujer mandando sobre nosotros?»