Air Europa cancela veinte vuelos en Galicia para la operación salida de agosto

La huelga de los días 30, 31, 1 y 2 afectará a conexiones de A Coruña y Vigo con Madrid

Los vuelos de la temporada de verano Los vuelos de la temporada de verano
L. G. V.
REDACCIÓN / LA VOZ

Demasiada carga de trabajo para el personal actual. Es la advertencia que en los últimos meses han venido haciendo los empleados del sector de la navegación aérea de España. Tras la crisis que llevó al Ministerio de Fomento a emplear la mano dura con la compañía aérea Vueling -que ha presentado un plan de contingencia para intentar normalizar una situación de continuas cancelaciones de vuelos- ahora los pilotos de Air Europa han convocado una huelga entre el 30 de julio y el 2 de agosto que afectará al menos a una veintena de vuelos en los aeropuertos de Vigo y A Coruña, según la lista que ha publicado la propia compañía.

La huelga ha sido convocada por el Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla) para protestar por las cesiones que, según denuncia, está haciendo Air Europa a favor de la nueva filial de bajo coste, con el consiguiente perjuicio para su colectivo.

En Galicia los trayectos que se verán afectados si las negociaciones previstas para hoy no fructifican son el vuelo A Coruña-Madrid de las 6.50 horas los días 30, 31 y 1; el A Coruña-Madrid de las 16.15 los días 31 y 2; el Madrid-A Coruña de las 21.25 los días 30, 31 y 1; y esa misma ruta, pero a las 18.40, los días 31 y 2. Con respecto a Peinador, los vuelos afectados serán, según la compañía, los que unen Vigo con Madrid a las 8.55 y a las 16.35. El primero de ellos los días 30, 31 y 1; y el segundo, el 1 y el 2 de agosto. Mientras, entre Madrid y Vigo se han cancelado los vuelos de las 10.40 de los días 30, 31 y 1; y los de las 18.50 de los días 1 y 2 de agosto. Además, aunque la compañía no lo ha confirmado oficialmente, a algunos usuarios se les ha informado de la cancelación del vuelo Madrid-A Coruña de las 21.25 el día 29, horas antes del comienzo de los paros.

En total, Air Europa ha cancelado 144 vuelos por la huelga, pero, pese a ello, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, encargado de las competencias de Fomento tras el nombramiento de Ana Pastor como presidenta del Congreso, aseguraba ayer que los servicios mínimos establecidos permiten garantizar «suficientemente la movilidad».

Javier Gómez Barrero, presidente del Sepla, recuerda que el «problema de mala planificación de la temporada» ya había sido señalado por los pilotos antes de que los controladores pusieran de nuevo el dedo en la llaga. «Había planificados más vuelos que la disponibilidad de personal» para operar esos vuelos, explica Barrero. Al final, la solución ha sido que los propios pilotos cedan días libres para sacar adelante la planificación. «Se ha llegado a acuerdo en varias compañías y en la mayoría ya está en vigor. En otras se ha aprobado pero no lo ha puesto en marcha» y en alguna, simplemente, no se ha llegado a ninguna solución. Entre las compañías en las que los pilotos ceden días libres está Vueling.

También los controladores han dado la voz de alarma, diciendo que los trabajadores de los centros de Barcelona y Palma están trabajando al límite de su capacidad. La ley es muy estricta con los períodos máximos de trabajo y con los descansos de los controladores aéreos. La normativa establece un máximo de 1.670 horas anuales y de 200 horas mensuales, así como un porcentaje de descanso mínimo del 20 % cada dos horas. Sin embargo, el sindicato USCA afirma que se está «forzando el decreto».

¿Y en Galicia? Coinciden desde el sindicato de controladores USCA y el Sepla en que la situación en los tres aeropuertos es mucho más tranquila que en zonas de alta demanda turística. «No esperamos grandes problemas», dice en presidente del Sepla, que añade que «el número de controladores está muy ajustado a las necesidades».

Tampoco los controladores esperan complicaciones. En Santiago -donde los trabajadores todavía pertenecen al gestor público Enaire, puesto que las torres de A Coruña y Vigo son gestionadas por la empresa privada Ferronats, que mantuvo el mismo número de controladores que cuando las torres eran gestionadas por Aena, 8 en cada caso- hay una plantilla de 38 trabajadores, según datos de Enaire, uno más que el año pasado. «Hai máis afluencia de tráfico, algo si notamos. Hai voos chárter, hai voos especiais a destinos vacacionais... Pero como realmente a capacidade non se excede», explica Susana Romero, secretaria de comunicación del sindicato USCA y controladora aérea en Santiago.

La campaña de verano en Galicia ofrece más de 3,5 millones de asientos

Una treintena de destinos. Es lo que ofrecen los aeropuertos gallegos este verano. La última incorporación es el vuelo chárter que opera Yutravel y que conecta el aeropuerto de Santiago con Madeira desde esta semana y hasta el próximo 22 de agosto. Además, desde los aeropuertos gallegos se puede volar a Dublín, Berlín, Zúrich, Lisboa, Londres, Basilea y París, entre otros destinos internacionales, y a destinos turísticos españoles como Ibiza, Menorca, Tenerife y Gran Canaria, entre otros, y a las zonas de mayor saturación de tráfico de la que alertan los controladores: Palma de Mallorca y Barcelona.

La campaña de verano en Galicia (que se desarrolla desde finales del mes de marzo hasta finales de octubre) tiene previsto ofrecer más de 3,5 millones de asientos para esos 30 destinos y realizar más de 22.600 operaciones. El aeropuerto de mayor tráfico vuelve a ser Lavacolla, con una previsión de casi dos millones de asientos y de llevar a cabo más de 11.600 operaciones durante esta campaña. Le sigue el aeropuerto de A Coruña, con una previsión de 5.764 movimientos y algo más de 862.100 asientos. Finalmente, el aeropuerto de Vigo ha previsto ofertar más de 762.500 asientos y operar 5.244 vuelos este verano. 

Enaire garantiza el control

Por su parte, el gestor público del tráfico aéreo, Enaire, ha salido al paso de los avisos que están dando tanto los pilotos como los controladores aéreos y ha garantizado el servicio de control aéreo «durante todo el verano». A través de un comunicado, Enaire explica que su plan de verano incluye medidas como el refuerzo de los centros de mayor demanda en vacaciones. En concreto, cita el de Barcelona, que cuenta con 16 controladores como refuerzo para esta temporada.

Según los datos manejados por el organismo gestor, el incremento del tráfico aéreo este año fluctúa en una horquilla de entre el 4,5 % y el 8 % en algunos casos.

«En ningún caso quedarán vuelos sin atender por problemas de capacidad en nuestros centros de control ni en las torres de control de aeropuertos», afirma Enaire.

La compañía también ha anunciado que este año habrá 100 nuevas plazas para controladores (39 de una convocatoria abierta y otras 61 plazas aprobadas recientemente) y que a partir del próximo año se irán convocando nuevas plazas para cubrir tanto jubilaciones como bajas, así como para atender el crecimiento del tráfico aéreo.

Más de cien pasajeros gallegos denuncian un retraso de 15 horas en un vuelo

Más de cien pasajeros gallegos tuvieron que pasar 15 horas en el aeropuerto de Gran Canaria el pasado sábado a causa de una sucesión de retrasos en un vuelo de Air Europa que les impidieron llegar a la hora estimada al aeropuerto compostelano de Lavacolla.

Ante una situación que varios turistas calificaron de «sospechosa» por el inminente comienzo de la huelga, la práctica totalidad de los pasajeros decidieron poner una reclamación en las oficinas que la compañía española tiene en el aeropuerto grancanario. A pesar de que había una intención de realizar una denuncia colectiva, la legislación rige que cada pasajero interponga su propia queja. El motivo de estas reclamaciones va más allá del propio retraso, por el que llegaron a Santiago superadas las tres de la mañana, y en la mayoría de los casos se basa en los motivos que adujo la compañía para no partir.

Si una vez estaban en el avión a punto de despegar la tripulación les obligó a volver a la terminal por un problema en el filtro de aceite del motor, horas más tarde sucedía una situación similar, pero en este caso por un fallo en un sensor. Ya alrededor de las siete de la tarde -tenían que haber volado a las ocho y cinco de la mañana- los pasajeros fueron informados de que la tripulación tenía que descansar, por lo que no volarían hasta pasada la medianoche.

Son muchos los gallegos de este vuelo que están acudiendo estos días a las oficinas de Consumo para poner una queja formal a Air Europa. Creen que los argumentos ofrecidos por la aerolínea no atendían a la realidad, y que es posible que se tratara de una «huelga encubierta».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Air Europa cancela veinte vuelos en Galicia para la operación salida de agosto