El empuje hispano monopoliza la convención demócrata

El presidente Barack Obama y la primera dama, el vicepresidente Joe Biden, el expresidente Bill Clinton o el senador Bernie Sanders cerrarán filas en Filadelfia en torno a Hillary


Nueva York / E. La Voz

Filadelfia se viste de largo para acoger la convención nacional demócrata hasta el próximo jueves. Sus calles, en el estado de Pensilvania, están cargadas de historia y simbología. Allí habla una ciudad que vio nacer al país a través de la Declaración de Independencia que redactó y que después se promulgaría el 4 de julio de 1776. Philly, como le llaman cariñosamente sus vecinos, volverá a hacer historia siendo el lugar donde el Partido Demócrata corone a la primera mujer candidata a ser presidente de Estados Unidos: Hillary Clinton.

El presidente Barack Obama, la primera dama Michelle Obama, el vicepresidente Joe Biden, el expresidente Bill Clinton, o el senador Bernie Sanders, serán algunos de los líderes que cerrarán filas en torno a la ex secretaria de Estado.

Los demócratas van todos a una en una convención muy marcada por la lucha del voto hispano. Se vio con la elección del vicepresidente Tim Kaine, también con el compromiso de Clinton de profundizar sobre las acciones ejecutivas de inmigración realizadas por Obama y ahora queda patente con los participantes del evento político. Es por ejemplo el caso de Karla Ortiz, ciudadana estadounidense de 10 años, cuya madre, Francisca, no tiene estatus legal. Así, los demócratas vuelven a apostar por el voto latino que tanto ayudó a ganar a Obama. Esta comunidad supone el 17 % de la población total de EE.UU., unos 54 millones de personas. Su crecimiento se acelera tanto que para 2050 se espera que los hispanos representen un tercio de la población total. Con estas cifras es imposible ignorar una fuerza que supone el 20 % de los votos en los estados donde no hay un apoyo claro a uno u otro partido.

Queda camino por recorrer de cara a las presidenciales de noviembre pero algunos movimientos ya han dejado ver de qué lado está la balanza. La semana pasada y en un gesto sin precedentes, la Cámara de Comercio Hispana de Estados Unidos confirmó su apoyo a la demócrata: «Donald Trump ha pasado de ser algo entretenido y cómico, a convertirse en aterrador», dijo Javier Palomarez, presidente de la Cámara. «No se trata de elegir a un presidente, se trata de elegir a un comandante en jefe», advertía Clinton. «La plataforma más progresista en la historia del partido», así definen los demócratas el programa electoral que guiará al partido durante los próximos cuatro años.

Tras arduas negociaciones, Sanders ha conseguido que puntos como la abolición de la pena de muerte, el fin de la detención para las familias inmigrantes, o un salario mínimo de quince dólares la hora, se reflejen en el documento.

El partido llega a su cita más unido que los republicanos y dispuesto a arreglar sus diferencias antes de la gran cita.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El empuje hispano monopoliza la convención demócrata