«¡Creí que nos iban a bombardear! ¡Que era el final!»

Raquel Sardazadeth es una de las españolas que ha sido más consciente del «caos» que se estaba viviendo en Estambul


madrid / colpisa

«Creí que nos iban a bombardear. Pensé que era el final. No podré jamás borrar de mi mente esa noche. Los cazas atronando una y otra vez en vuelo rasante, pegados a la ventana de mi casa. Esos enormes helicópteros verdes en posición de combate. Tiros por todas partes. Explosiones. ¿Cómo olvidarlo?». Las palabras y los recuerdos se agolpan en la mente de Raquel Sardazadeth, una de las españolas que ha sido más conscientes del «caos» que se estaba viviendo en Estambul la noche del viernes.

Desde su atalaya en el undécimo piso de una torre del barrio de Besiktas, el corazón de la moderna Estambul europea, lo veía todo en directo. Su observatorio privilegiado, junto a la emblemática plaza Taksim y con vistas al Bósforo, dejó de ser su particular paraíso para ser la puerta de «un verdadero infierno». «Me estaba preparando para salir cuando me llamó un amigo que trabaja en Iberia para preguntarme cómo estaba. Hasta entonces no había visto nada, pero todo cambió a partir de las once de la noche. En segundos era como si estuviera en medio de una película de guerra. ¡Pero todo era real! ¡Había helicópteros y aviones por todas partes! ¡Casi podía tocarlos! Era una locura», rememora todavía emocionada esta funcionaria del consulado, residente en Estambul desde hace solo siete días.

Pese a los testimonios del miedo vivido, ayer el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, confirmó que no había «ninguna noticia preocupante» sobre la colonia española en el país turco, en el que residen unas 3.300 personas. Admitió que, pese a que las informaciones con las que contaba eran «confusas», el embajador en Ankara le había asegurado que el colectivo español en el país estaba «tranquilo», «bien» y «bajo control».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«¡Creí que nos iban a bombardear! ¡Que era el final!»