Los dirigentes de Sudán del Sur decretan un nuevo alto el fuego

El regreso de la violencia a la zona genera 10.000 desplazados

J. C.
Redacción / La Voz

Los líderes de los dos bandos rivales de Sudán del Sur, el presidente, Salva Kiir, y el vicepresidente y antiguo líder rebelde, Riek Machar, ordenaron el cese inmediato de los enfrentamientos que se iniciaron el pasado viernes. Alrededor de 270 personas fallecieron y 10.000 tuvieron que huir del país debido al brote de violencia, según datos del Gobierno y de la ONU. Lo que debía haber sido una inmensa celebración por el quinto aniversario del nacimiento de Sudán del Sur pasó a convertirse en un auténtico desastre. Los tan inesperados como violentos enfrentamientos debilitaron el proceso de paz que se iba afianzado en el país africano entre los seguidores de ambos bandos.

Frente a la masacre del pasado viernes, las reacciones internacionales no se hicieron esperar. Estados Unidos, entre otros, tomó la decisión de evacuar el personal «no esencial» de su embajada y realizó un llamamiento a la paz. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió ayer al Consejo de Seguridad sanciones contra los responsables de los conflictos y decretó un embargo inmediato sobre armas, según recogió la agencia AFP.

Este nuevo capítulo de violencia parece confirmar una vez más la fragilidad del Estado más joven del mundo. Entre acusaciones de golpe de estado, lucha por el poder y el contexto de crisis social, el mapa político del país se dibujó desde el principio en un clima de total incertidumbre. Apenas dos años después de conseguir su independencia, Sudán del Sur se vio azotado por una guerra civil estrechamente vinculada a la rivalidad de los dos líderes del Gobierno que consiguieron, cada uno por su parte, atraer una franja del Ejército. La misión de emergencia lanzada por la ONU en 2013, Unmiss, consiguió poner a salvo cientos de personas pero no pudo acabar definitivamente con los enfrentamientos. El tratado de paz firmado en agosto de 2015, que llevó a la creación de un Gobierno de unidad nacional, fue sin embargo un paso esperanzador hacia el cese de los conflictos.

El conflicto, pese a su carácter principalmente nacionalestá afectando a otros países limitrofes. De hecho, Etiopía y la República Demócratica del Congo acogieron a miles de desplazados, participando en paralelo, en operaciones humanitarias en el país fronterizo.

Más de 60 años de lucha y contrastes étnicos

La independencia de Sudán del Sur marcó un antes y un después en la historia del continente africano. Tras dos mortíferas guerras, la primera comprendida entre 1955 y 1975 y la segunda entre 1983 y 2005, y numerosos conflictos étnícos, la región consiguió su independencia el 9 de julio de 2011, convirtiéndose en el país número 54 del continente africano y el 193 de Naciones Unidas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los dirigentes de Sudán del Sur decretan un nuevo alto el fuego