Brasil, principal punto de partida de las rutas trasatlánticas de la cocaína

Brasil, más concretamente el puerto de Santos, se ha consolidado en los últimos años como principal punto de partida de las rutas trasatlánticas de la cocaína que antes acababan en Europa y África y ahora, cada vez con más frecuencia llegan hasta Asia para abastecer el creciente mercado chino


A CORUÑA

Así lo recoge el último Informe Mundial de Drogas 2016, una publicación anual de la Oficina de las Naciones Unidas para la Delito (ONUDD). Brasil es el país más mencionado como punto de salida de la cocaína en la encuesta anual realizada en los países de destino entre los años 2009 y 2014. Colombia aparece en segundo lugar y Argentina en el tercero.

El protagonismo de Brasil en el negocio de la cocaína no se reduce al tráfico. Ya es el segundo consumidor mundial de esta sustancia después de Estados Unidos, lo que hace que la mitad de la cocaína que entra en el país sea absorbida por el mercado interior por unas élites cuyo poder adquisitivo no dejó de crecer en los años de mandato de Lula, con una economía en constante crecimiento.

Otros factores que favorecen el protagonismo de la antigua colonia portuguesa en este negocio son una posición geográfica que le permite disponer de frontera con los tres principales países productores del mundo -Colombia, Perú y Bolivia- y el hecho de ser el principal productor de los precursores químicos usados en la producción de la cocaína. A todo ello se suma la proliferación de organizaciones mafiosas integradas por delincuentes autóctonos y otros huidos de la justicia y la presión policial de sus respectivos países de origen, tanto de la región como de Europa.

Se recupera la demanda

Pero lo más novedoso de la geopolítica de la cocaína es que vuelve a crecer su demanda. Una de las conclusiones del aludido informe de ONUDC es que el tráfico de cocaína en el mundo ha evolucionado a la baja en lo que va de siglo, pero los últimos datos  hacen pensar que se está recuperando. EL propio informe reconoce que el cultivo de coca que había caído un 40% entre los años 2000 y 2014, va de nuevo en aumento, especialmente en Colombia. La producción de cocaína, que se había reducido entre un 10 y un 15 %, también está aumentando.

Este repunte en la oferta, cuando no hay datos que permitan pensar en una recuperación de la demanda en Estados Unidos y Europa, los dos grandes mercados tradicionales, solo se explica por la aparición de nuevos mercados: Oriente Medio y Asia, muy especialmente China e Israel, donde las incautaciones se han triplicado en tamaño desde el año 2008.

También en África occidental, que primero se convirtió en zona de paso y almacenamiento con destino a los mercados europeos y más tarde en mercado de consumo. El numero estimado de consumidores pasó de poco más de un millón en 1998 a casi tres millones en 2014, siempre según el aludido informe de UNODOC.

El gran mercado chino

Juliana López Arrázola
Juliana López Arrázola

El potencial del mercado chino con una población de 1.300 millones de habitantes, no ha pasado desapercibido para nadie. El país asiático es el segundo socio comercial de Colombia. Su mercado de drogas ilícitas en creciente aumento entre una clase media en ascenso, se ha convertido en los últimos años en el objetivo prioritario de los narcos colombianos. Un reciente informe del diario El Espectador revela que en la actualidad hay al menos 56 ciudadanos colombianos presos en China por narcotráfico que se enfrentan a penas de muerte o cadena perpetua en la mayoría de los casos.

Desde hace casi un año esa es la situación de Juliana López Arrázola, de 23 años, una modelo, aspirante a Miss Mundo y futbolista del Club de las Divas del Fútbol, que fue detenida el 18 de julio del pasado año en el aeropuerto internacional de Guanzgzhou, en la provincia de Cantón. Le encontraron en su equipaje un ordenador portátil confeccionado a base de cocaína. A los pocos días fue detenido también en China su ex novio, estudiante de Relaciones Internacionales. Ambos presentan un perfil muy estudiado por unos narcos ávidos de reclutar mulas para abastecer una demanda que no deja de crecer en un país que ya vivió las guerras del opio hace casi siglo y medio y en el que en la actualidad los traficantes son castigados con cadena perpetua e incluso con pena de muerte si son detenidos con más de 50 gramos.

Roberto Saviano el autor de Gomorra y CeroCeroCero, un experto en el estudio de las mafias globales que lleva casi una década con fuerte protección policial porque los protagonistas de sus libros le tienen puesto precio a su cabeza, decía en una reciente entrevista concedida al periodista Fabrizio Lorusso que «quien controle el mercado chino de la coca va a gobernar el mundo». 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Brasil, principal punto de partida de las rutas trasatlánticas de la cocaína