El Reino Unido se rebela contra Bruselas y quiere marcar los ritmos del «brexit»

La Voz AGENCIAS / LA VOZ

INTERNACIONAL

JUSTIN TALLIS | Afp

El Gobierno británico no aceptará una rápida negociación para la salida de la comunidad, como exige la Unión Europea

26 jun 2016 . Actualizado a las 18:39 h.

El Gobierno de Reino Unido no aceptará una rápida negociación del brexit como exige la Unión Europea (UE) y será el que «determine los plazos», según ha afirmado el ministro de Relaciones Exteriores Philip Hammond a la emisora ITV. «El referéndum es un asunto interno» británico, señaló Hammond después de que el viernes el primer ministro David Cameron anunciara que renunciará a su cargo en octubre y que debe ser su sucesor el que negocie con la UE.

Las negociaciones empezarán cuando haya un sucesor de Cameron, reiteró Hammond, pese a que tanto la Comisión Europea como los líderes de otros países socios pidieron a Londres que el proceso de brexit comience de inmediato para no generar más incertidumbre y parálisis.

El sábado, los ministros de Exteriores de los seis países que fundaron la Comunidad Económica Europea se reunieron, 59 años después, para reaccionar al brexit. Una cita de urgencia, que se saldó con un llamamiento a que el Reino Unido active sin más dilación el artículo 50 del Tratado de Lisboa, para comenzar su salida ordenada del bloque comunitario. «Ese proceso debe empezar cuanto antes», instó el jefe de la diplomacia alemana, Frank-Walter Steinmeier, desde el palacio de Villa Borsig. «Espero que no juguemos al ratón y al gato», subrayó su homólogo luxemburgués, Jean Asselborn.