Las protestas por la ley laboral de Valls pierden fuelle, pero los indignados crecen

El Ministerio del Interior contabilizó unos 120.000 participantes en los 200 desfiles organizados, tres veces menos que el pasado 31 de marzo


París

La protesta sindical en Francia contra la reforma laboral del Gobierno socialista de Manuel Valls perdió ayer fuelle en la sexta jornada de movilización que registró una menor afluencia de manifestantes y violentos enfrentamientos con la policía en París, Rennes y Nantes. El Ministerio del Interior, que anunció 26 arrestos por disturbios, contabilizó unos 120.000 participantes en los 200 desfiles organizados, tres veces menos que el techo alcanzado el 31 de marzo. En contraste, los indignados a la francesa de Nuit Debout (Noche en pie) extendieron su movimiento alternativo a las plazas de 60 ciudades con asambleas nocturnas en las que confluyen reivindicaciones populares diversas y aspiraciones de regeneración democrática.

La primera convocatoria en fin de semana desde el inicio hace un mes de la contestación callejera no consiguió el propósito sindical de atraer en masa a las familias y los trabajadores del sector privado, menos implicados en los paros organizados los días laborales. Las vacaciones escolares vigentes en buena parte del país contribuyeron a que la jornada no tuviera el eco esperado por las organizaciones estudiantiles aliadas con los sindicatos, resueltos a lograr la retirada del proyecto de reforma del Código de Trabajo.

El texto ha registrado numerosos retoques durante su paso a lo largo de esta semana por la comisión de asuntos sociales de la Asamblea Nacional. Las enmiendas aprobadas, entre el millar presentado al primer trámite parlamentario, buscan contentar a la vez a los sindicatos moderados y a los pequeños empresarios. Por ejemplo, se ha instaurado un régimen específico para las pequeñas y medianas empresas en materia de ruptura de contrato de trabajo provocada por dificultades económicas. Los expedientes de regulación de empleo se podrán producir en las sociedades con menos de once empleados si la facturación ha bajado durante un trimestre por lo menos. El mínimo será de dos trimestres consecutivos para las firmas con menos de 50 trabajadores, de tres trimestres seguidos para las compañías con menos de 300 personas en nómina y de un año para todas las demás.

Los sindicatos han convocado un nuevo día de protestas para el 28 de este mes, mientras que los representantes de las organizaciones estudiantiles van a ser recibidos hoy por Manuel Valls.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las protestas por la ley laboral de Valls pierden fuelle, pero los indignados crecen