Activistas negros le piden cuentas a Bill Clinton

El presidente aprobó una de las leyes más duras contra la delincuencia común, que convirtió a EE.UU. en el país con la mayor población carcelaria del mundo


NUEVA YORK / COLPISA

Veintidós años después de que Bill Clinton aprobase una de las leyes más duras contra la delincuencia común, que pronto convertiría EE.UU. en el país con la mayor población carcelaria del mundo, los jóvenes afroamericanos que más la han sufrido le piden cuentas. La oportunidad se la proporcionó la campaña de su esposa, que estos días lo lleva a dar mítines en Nueva York o Filadelfia. En esta última irrumpieron el jueves los activistas de Black Lives Matter, donde el expresidente se enzarzó en una discusión pública que duró casi un cuarto de hora.

«Yo os he escuchado a vosotros, ahora me escucháis vosotros a mí», les dijo cuando cortaron su discurso. Y tuvieron que oír que en 1992, «cuando fui elegido presidente, los titulares de los periódicos estaban llenos» de noticias sobre crímenes horrendos. Clinton explicó que su solución no se limitó a endurece las leyes, sino que también dotó de fondos a los programas de formación juvenil e incrementó el número de policías en la calle. «Hablé con muchos líderes afroamericanos que también pensaban que las vidas de los negros importan y me dijeron que aprobase esta ley porque sus hijos estaban muriendo en las calles. Teníamos a niños de 13 años planeando sus propios funerales».

Los jóvenes que portaban pancartas que rezaban «La Ley de Clinton destruyó nuestras comunidades» protestaron a gritos, pero el expresidente se les enfrentó sin descanso con una artillería de estadísticas que maneja como pocos: «No queréis oírlo, ¿verdad? Gracias a esa ley tenemos el índice de criminalidad más bajo de los últimos 25 años».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Activistas negros le piden cuentas a Bill Clinton