Los servicios secretos de Francia alertan de un 11S europeo

Los agentes franceses comunican a sus aliados comunitarios proyectos yihadistas para cometer atentados simultáneos el mismo día en diferentes países del Viejo Continente

Las conexiones entre los atentados de Bruselas y París Las conexiones entre los atentados de Bruselas y París

París / Colpisa

Atentados simultáneos el mismo día de manera coordinada en varios lugares de distintos países de la Unión Europea. Es el temor de los servicios secretos franceses compartido con sus aliados occidentales. Una especie de 11 de septiembre europeo, el gran holocausto yihadista en el Viejo Continente. La terrible hipótesis de trabajo explica el pesimismo fatalista de los responsables antiterroristas galos cuando se expresan al abrigo del anonimato. En público sus palabras son más prudentes pero no menos preocupantes. «Europa afrontará sin duda otros atentados importantes», ha advertido en el Senado Patrick Calvar, director general de la Seguridad Interior.

La comparecencia de Calvar se produjo el 17 de febrero ante la delegación parlamentaria para la inteligencia. Entonces pronunció una frase sibilina que ha cobrado relieve a la luz de los atentados del martes en Bruselas. «Disponemos de informaciones que establecen la presencia de comandos en suelo europeo de los que ignoramos la localización y el objetivo», dijo el jefe de la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI). En la reivindicación de la matanza en la capital belga y europea el Estado Islámico (EI) afirmó que fue obra de una célula secreta de soldados del califato. Era la primera vez que sus propagandistas empleaban esa fórmula. Los servicios de información están convencidos de que hay más.

«Numerosos combatientes procedentes de Túnez, Marruecos o Argelia están presentes en Siria y podrían ser utilizados en el suelo europeo», avisó Calvar a los senadores. Les dijo que «Francia sigue en primera línea» entre los objetivos del EI y que además es «el enemigo número uno» de las franquicias de Al Qaida en el Magreb y en la península Arábiga. «Pero la amenaza pesa también sobre otros países», afirmó.

Los servicios franceses creen que los atentados yihadistas de enero y noviembre del 2015 en París fueron una especie de ensayo general operativo del 11S europeo de mal augurio. «Se sabe hoy que Daesh (acrónimo árabe del EI) ha infiltrado numerosas células en Europa», asevera el abogado Thibault de Montbrial, bien relacionado con el antiterrorismo. «Este movimiento espera realizar ataques en varios países de Europa a la vez, ataques simultáneos», ha revelado el penalista a 20 Minutes. «Imaginen que una bomba explota en el aeropuerto de Bruselas por la mañana y en otro por la tarde.

En París se recuerda que un complot terrorista paneuropeo ya fue planeado por Al Qaida a principios de esta década. Consistía en mandar comandos desde Europa del Este que recogerían material y armas de guerra en sitios fijados de antemano. La operación fue desbaratada el verano del 2010 por Estados Unidos que efectuó ataques preventivos con drones en Afganistán y Pakistán contra sus organizadores.

Células durmientes

La dinámica ahora presenta algunas variantes. El EI recluta a grupos de jóvenes europeos, los instruye en sus campos de entrenamiento de Siria e Irak y los reenvía a atacar sus países de origen. Las células durmientes dominan la lengua y las costumbres, están adiestradas en el manejo de armamento y disponen de la documentación falsa necesaria.

Según cifras barajadas por Interpol, no menos de 250.000 pasaportes han sido robados o perdidos en Siria e Irak, incluidos documentos en blanco. «Podrían ser utilizados por terroristas camuflados como refugiados para entrar en Europa», advirtió el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, ya en diciembre.

Roland Jacquard, presidente del Observatorio Internacional del Terrorismo, calcula que hay por los menos medio centenar de yihadistas en las células secretas dispuestas a actuar en territorio europeo. La estimación se basa en las declaraciones sumariales de una amiga de Hasna Aitboulahcem, prima de Abdelhamid Abbaoud, presunto organizador del 13N, a las que este contó que había entrado en Europa con otros «90 hermanos». Si se tienen en cuenta los arrestos quedarían «como mínimo 50 terroristas no identificados», declaró Jacquard en la cadena de televisión France-5.

El contingente corre el riesgo de engrosar con un fenómeno nuevo que tiende a intensificarse: el regreso de combatientes europeos a medida que los bombardeos de la coalición internacional destruyen las posiciones del EI.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

Los servicios secretos de Francia alertan de un 11S europeo