Unión en el llanto, desunión en la lucha

La UE es torpe y lenta en la coordinación y la aplicación de medidas comunes para combatir el terrorismo


Redacción / La Voz

Unión Europea en el terror y el llanto. Desunión europea en la lucha antiterrorista. En el 2003, cuando los yihadistas no habían perpetrado ninguna de sus grandes masacres en el viejo continente, la UE señaló el terrorismo como su principal amenaza. Eso no evitó los ataques de Madrid, Londres, París y Bruselas. Más de cuatrocientos muertos después, los países miembros no han conseguido aplicar medidas comunes en materia de seguridad. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, carga contra los Gobiernos nacionales, acusándolos de pasividad. Sin embargo, Guy Verhofstadt, ex primer ministro belga, asegura en el diario Le Monde que «la obstinación del Consejo de Europa en rechazar cualquier progreso tangible y concreto en esta materia es una negligencia grave para la seguridad de los europeos». Los ministros del Interior se reunirán hoy. De momento, mucho debate y pocas medidas.

Fronteras exteriores

Francia exige reforzar el control. El primer ministro francés, Manuel Valls, insiste en que la UE refuerce el control de sus fronteras exteriores, una propuesta que ya lanzó después de la matanza del 13N. «Necesitamos controles estrictos, está en juego Schengen», afirma Juncker. Los Gobiernos solo han establecido cierres unilaterales de forma puntual en las fronteras interiores para evitar la posible huida de terroristas después de ataques como el de Bruselas, y también para detener el flujo de refugiados.

Registro de pasajeros

Bloqueado durante meses. Los eurodiputados debatirán el 21 de abril sobre el registro de pasajeros aéreos (PNR). «Es necesario el PNR, ahora la solución está en manos del Parlamento Europeo», asegura Juncker. Aunque Verhofstadt destaca que la UE volverá a fracasar porque no se contempla «intercambio obligatorio de información» entre países.

Flujo de datos

Establecer un modus operandi. Responsables de la lucha antiterrorista lamentan que no fluya información clave entre los diferentes países. El hecho de que Bélgica no facilitara a Francia la lista de radicales sospechosos en la que figuraban tres de los autores de los ataques del 13N es preocupante. Y ahora las autoridades turcas aseguran que uno de los terroristas de los atentados de Bruselas había sido detenido en su país y deportado a Holanda el pasado julio. El comisario europeo del Interior, Dimitris Avramópulos, reconoce que debe mejorar el intercambio de datos de la base de documentos robados que maneja Interpol y de la información forense. Algunos expertos señalan que ni siquiera hay una pauta sobre el abecedario en el que hay que registrar a los sospechosos.

Política de retornados

¿Qué hacer con los combatientes que vuelven de Siria o Irak? Miles de europeos han abandonados sus países para luchar con el Daesh. Muchos vuelven a Europa para formar parte de células yihadistas. Cada Estado estudia una respuesta a este problema de forma doméstica y hay medidas que exigen cambios constitucionales. Bélgica, que presenta el número más alto de combatientes por millón de habitantes, plantea recoger como delito en su legislación la participación en un conflicto armado en el extranjero y castigarlo con la retirada de la nacionalidad. Francia ha iniciado una reforma para aplicar esta última medida a los terroristas.

Control de armas

Sin fórmulas para acabar con el tráfico ilegal. Las células yihadistas no parecen tener problemas para conseguir abastecerse de fusiles Kalashnikov para perpetrar sus ataques. Bernard Cazeneuve, ministro del Interior francés, lamenta la presión que ejercen en Bruselas los lobbies relacionados con el sector armamentístico.

Instrumentos europeos

Algunos países piden una CIA o un FBI europeos. La UE ha estrenado el Centro europeo contra el terrorismo, pero es un proyecto que acaba de nacer y necesita más recursos. Matteo Renzi, primer ministro italiano, reclama la creación de una estructura común de defensa, una especie de Ministerio de Seguridad europeo. Cuando se perpetraron los atentados de París, Charles Michel, jefe del Ejecutivo belga, defendió que se impulsara una CIA europea. ¿Habría desbaratado alguno de los atentados sufridos por la UE? También es cuestionable. Depende de la coordinación y la implicación de los diferentes Gobiernos y organizaciones. El Ejecutivo de George W. Bush no se tomó en serio la alerta de «ataque inminente» lanzada por analistas de la CIA empeñados en seguir las andanzas de un tal Bin Laden.

Extradiciones

Menos trámites tras los atentados del 11S. En principio, Salah Abdeslam, que participó en los atentados de París y que fue detenido en Bélgica, no podrá beneficiarse de ningún regate legal para aplazar su extradición a Francia gracias a las medidas adoptadas por la UE tras los atentados del 11S. Un aprobado que no borra el resto de asignaturas pendientes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Unión en el llanto, desunión en la lucha