Crece la tensión en Grecia tras la aplicación del acuerdo UE-Turquía sobre los refugiados

Alrededor de 500 migrantes de un centro de acogida bloquearon la carretera que une Grecia con la frontera macedonia

;
Los refugiados bloquean la autopista que une Grecia y Macedonia Se quejan de las malas condiciones en las que viven y del programa de recolocación de la Unión Europea

Agencias

La tensión entre los refugiados de los centros de acogida y los campamentos informales en Grecia aumentó este miércoles tras tres días de aplicación del acuerdo entre la Unión Europea y Turquía y después de la transformación de hecho de los centros de registro en las islas de Egeo en centros de detención.

Alrededor de 500 refugiados instalados en el centro de acogida de Nea Kavala, a unos 20 kilómetros de la frontera entre Grecia y la Antigua República Yugoslava de Macedonia, bloquearon la carretera que une Salónica con la frontera macedonia, según informó a Efe una fuente de la Policía.

En el campamento fronterizo de Idomeni el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) volvió a operar allí después de que en la jornada del martes tanto este organismo como otras organizaciones no gubernamentales se vieran obligadas a interrumpir provisionalmente su actividad.

«ACNUR permanece presente en Idomeni, donde las condiciones son críticas. Nuestros compañeros debieron interrumpir provisionalmente su trabajo porque la situación era extremadamente difícil. Pero seguimos presentes», declaró a Efe el portavoz de ACNUR en Idomeni, Babar Baloch.

Médicos Sin Fronteras aseguró que evaluará la situación para reanudar su actividad en el campo tras retirar ayer a su personal de Idomeni «por razones de seguridad», según relató a Efe su portavoz allí, Jonas Hagensen, aunque no quiso concretar qué tipo de problemas de seguridad concretos les forzaron a tomar esta decisión.

Dos jóvenes sirios permanecen hospitalizados tras prenderse fuego el martes en Idomeni durante una protesta -de las que tienen lugar cada día desde el cierre del paso fronterizo por las autoridades macedonias-, aunque otros refugiados consiguieron apagar las llamas.

Uno de ellos está ingresado en un hospital cercano de Kilkís con problemas respiratorios, mientras el otro fue trasladado a una clínica de Salónica con quemaduras en el tórax y en el vientre que, según los médicos, no ponen en riesgo su vida.

Según relató un miembro de una ONG que suspendió también su actividad, este martes un grupo de refugiados intentó obligar al resto de sus compañeros «a ponerse en huelga de hambre, y amenazaron a los voluntarios de las organizaciones que repartían comida».

En el Pireo permanecen ya más de 5.000 refugiados en condiciones higiénicas críticas, y hoy fueron detectados otros casos de hepatitis en dos niños, que fueron trasladados al hospital pediátrico de Atenas.

Amnistía Internacional denuncia que Turquía no es un país seguro

Turquía no es un «país seguro» para los solicitantes de asilo, según denunció hoy Amnistía Internacional (AI), que reveló que decenas de afganos fueron devueltos a la fuerza a su país horas después de sellarse el acuerdo sobre refugiados alcanzado con la Unión Europea. Lamentó, a través de un comunicado, que alrededor de 30 solicitantes de asilo afganos hayan sido devueltos a la fuerza a su país pese a los temores a sufrir allí ataques de los talibanes.

La oenegé considera el acuerdo entre el Gobierno turco y la UE muestra que su implementación «pone en riesgo las vidas de los refugiados» y afirma haber recibido «información creíble» que indica que Turquía ha violado la legislación europea e internacional al devolver a la fuerza a los solicitantes de asilo afganos a Kabul sin garantizarles el acceso a procedimientos de solicitud de asilo.

«La tinta ni siquiera se había secado en el acuerdo entre la UE y Turquía cuando se devolvió a la fuerza a varias docenas de afganos a un país donde sus vidas podrían correr peligro», remarcó John Dalhuisen, director para Europa y Asia Central de AI. También relató el caso de un hombre afgano que formaba parte de un grupo que llegó en barco a Grecia, tras lo cual fueron detenidos por guardacostas turcos, en la ciudad de Izmir. Tras cinco días de detención, ese hombre contó que se le obligó a imprimir su huella en un documento en el que «acordaban», a la fuerza, un «regreso voluntario» a Afganistán.

Polonia se niega a recibir migrantes y Estonia albergará a 183 refugiados sirios

Polonia rechaza ahora recibir migrantes en su territorio como estaba contemplado en el programa de repartición de la UE, anunció el miércoles la primera ministra Beata Szydlo, en reacción a los atentados de Bruselas.

«Después de lo que sucedió ayer en Bruselas, no es posible en este momento decir que estamos de acuerdo para aceptar cualquier grupo de inmigrantes», declaró Szydlo en la televisión privada Superstacja, que hasta ahora estaba de acuerdo en recibir a unos 7.000 refugiados, respetando un compromiso acordado por el gobierno centrista anterior de Ewa Kopacz.

«Estamos obligados a vigilar antes que todo la seguridad de nuestros ciudadanos», agregó y llamó a rechazar el recibimiento en Europa «de miles de migrantes que vienen aquí solo para mejorar sus condiciones de vida» ya que, entre los migrantes, «hay también terroristas», afirmó.

Por su parte, Estonia albergará a 183 refugiados sirios en el marco del acuerdo migratorio de la Unión Europea (UE) con Turquía, informó hoy el periódico Eesti Ekspress, citando al director de la sección de Asuntos de la UE en la Cancillería de Tallin.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Crece la tensión en Grecia tras la aplicación del acuerdo UE-Turquía sobre los refugiados