Portugal cierra hoy el ciclo de Cavaco

La llegada del también conservador Rebelo de Sousa a la presidencia lusa es recibida con grandes expectativas por su dinamismo y proximidad a la gente


Lisboa / E. La Voz

Desde este mediodía Portugal tendrá nuevo jefe de Estado, Marcelo Rebelo de Sousa. El catedrático universitario, político y comentarista de televisión que arrasó en las presidenciales del 24 de enero toma el relevo del conservador Aníbal Cavaco Silva, que termina su segundo mandato con la popularidad por los suelos.

La energía desbordante del nuevo presidente, su don de gentes y su fuerte personalidad no dejan a nadie indiferente. Los analistas lusos consideran que el profesor, como se le conoce, a pesar de militar en la misma formación que Cavaco -el Partido Social Demócrata, de centro derecha- «dará un giro de 180 grados a su presidencia, haciéndola más dinámica y aproximándola al pueblo». A lo que hay que añadir, a pesar de las diferencias ideológicas, las excelentes relaciones que mantiene con el primer ministro socialista, su exalumno António Costa, con quien se prevé, al menos al principio, una cohabitación tranquila.

El presidente de la Fundación Francisco Manuel dos Santos, Nuno Garoupa, considera que «habrá un antes y un después de Marcelo en la manera de ejercer la jefatura del Estado portugués». «Lo que no quiere decir que Rebelo de Sousa, como abogado y buen conocer de la Constitución, no vaya a cumplir lo que determina en cada circunstancia nuestra Carta Magna», añade. El analista recuerda que su campaña electoral fue la «más genuina de la últimas décadas en Portugal». «Los próximos cinco años tendrán su impronta, como la campaña, con un equipo reducido, fiel y pegado a la calle», vaticina.

Su prueba de fuego va a ser ratificar los polémicos Presupuestos del 2016, que están pendientes de aprobarse en su totalidad en el Parlamento. Se da por hecho el sí de Rebelo de Sousa, mientras la Comisión Europea sigue presionado al Gobierno de Costa para que introduzca más medidas de ajuste.

Con la toma de posesión de Rebelo de Sousa, Portugal dice adiós, con más alivio que nostalgia, a un rostro que estuvo en primer plano de la escena política durante más 20 años, como primer ministro de 1985 a 1995 y como presidente desde el 2006, tras un breve períodos como ministro de Finanzas (1980-81). La fama de buen gestor de Cavaco Silva quedó empañada por el rescate financiero, la dimisión del Gabinete del socialista José Sócrates, las protestas por los recortes y su postura mientras se tejía la inédita alianza de izquierdas actual, que tuvo que aceptar contrariado, lo que cuestionó el papel moderador que debe tener un jefe de Estado.

Los actos de hoy

A la toma de posesión asistirán el presidente de la Comisión Europea, Jean Paul Juncker, y Felipe VI, que permanecerá solo seis horas en Lisboa para «no alejarse de Madrid mucho tiempo», según fuentes de la Casa Real. El rey quiere «mostrar su deferencia por Portugal y su nuevo presidente, como hizo hace 10 años, cuando era príncipe y tomó posesión por primera vez Cavaco».

Además de los tradicionales actos en la Asamblea de la República, en el monasterio de los Jerónimos y en el palacio de Belem, Marcelo, católico practicante, programó un novedoso encuentro ecuménico en la mezquita de Lisboa, presidido por las máximas autoridades religiosas de los principales cultos que se profesan en Portugal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Portugal cierra hoy el ciclo de Cavaco