Las Américas: retroceden los Derechos Humanos, avanza la corrupción

Los Derechos Humanos siguen retrocediendo en América Latina, casi al mismo ritmo que avanza la corrupción. Así lo constatan los últimos informes anuales de dos solventes ONGs: Amnistía Internacional y Transparencia Internacional y lo refrenda la ac


A Coruña

 El de Amnistía Internacional hecho público esta misma semana señala que el pasado año puso de manifiesto la magnitud de la crisis de los derechos humanos que afronta el continente al confluir en la mayoría de los casos la discriminación, la violencia, la desigualdad, la inseguridad, la pobreza, los daños medioambientales y la falta de garantías judiciales. 

El informe llama la atención sobre la tendencia regresiva registrada en los dos últimos años y considera que los compromisos formales de los distintos estados por respetar estos derechos fundamentales se han quedado en «papel mojado para millones de personas».

Amnistía constata que ocho de los diez países más violentos del mundo son de América Latina y en cuatro de ellos -Venezuela, México, Brasil y Colombia-  se producen uno de cada  cuatro homicidios violentos a nivel mundial. 

Impunidad

Solo 20 de cada cien homicidios cometidos en América Latina  desembocan en una condena y en algunos países, es incluso menor», dice el informe precisando que la delincuencia violenta es particularmente generalizada en Venezuela, El Salvador, Guayana, Honduras, Jamaica y Trinidad y Tobago.

Alerta sobre «la arraigada cultura de la impunidad» y reprocha a las autoridades el «recurso reiterado a respuestas militares» para hacer frente a problemas sociales y políticos.

Cita como ejemplos más preocupantes de las crisis de derechos humanos a México, donde el año pasado había al menos 27.000 personas en paradero desconocido y miles de denuncias de torturas y ejecuciones extrajudiciales.

No menos preocupante consideran el caso de Venezuela donde un año después de las manifestaciones que se saldaron con 43 muertos «nadie había sido declarado culpable, no se han retirado los cargos contra las personas detenidas arbitrariamente por las autoridades».

En Cuba los derechos humanos «están en una encrucijada con una mejora de las relaciones internacionales que no impide que las autoridades sofoquen la disidencia». En Brasil la ONG denuncia  los conflictos derivados de la construcción de las instalaciones olímpicas y en Colombia constatan el incremento de las expectativas del final de un conflicto armado con 50 años de historia.

Corrupción rampante 

Mientras tanto, la corrupción en el conjunto del  continente americano  sigue siendo rampante. El informe de Transparencia Internacional  dado a conocer hace escasas semanas coloca a Venezuela como el país con mayor índice de percepción de la corrupción de los 158 analizados con los mismos puntos -17- que Haiti. Les siguen de cerca Paraguay, Nicaragua y Guatemala. En el extremo opuesto -los de menor percepción de la corrupción-  Uruguay, Chile y Costa Rica, que se sitúan inmediatamente después de Canadá y Estados Unidos.

Como dato positivo, Transparencia Internacional apunta que el tema de la corrupción se ha situado en la agenda pública de países como Brasil, Chile y Guatemala, donde comienza a ser objeto de discusión en los medios, la calle y los parlamentos.

Las petroleras 

Las grandes petroleras estatales -Petrobras en Brasil, Pdvsa en Venezuela y Pemex- están aflorando como los principales focos del cancer de la corrupción en el subcontinente. En el caso de Brasil, lo último fue la orden de arresto emitida por las autoridades judiciales contra Joao Santana, un gurú de la publicidad política que jugó un papel clave en la elección de seis presidentes latinoamericanos, entre ellos Chávez y Maduro. Los fiscales sospechan que Santana y su esposa-socia cobraron fuera del país 7,5 millones de dólares que provienen de sobornos de la petrolera estatal. El escándalo amenaza a Dilma Rousseff que tuvo a Santana como jefe de campaña en 2010 y 2014, como lo había tenido Lula en 2006

En el caso de Pdvsa, la situación es especialmente alarmante. La gran fuente de petrodólares del chavismo que ha financiando todo al gasto público del país, y el privado de una buena parte de  sus dirigentes actuales y recientes, acumula una deuda financiera de más de 45.000 millones de dólares.

La derrota pírrica de Evo

 Cuarenta y ocho horas después de que se conociesen los, Evo Morales reconoció su derrota en el referendo celebrado hace una semana y no podrá reformar la constitución para poder concurrir a un cuarto mandato presidencial. Eso sí, reconoció una victoria pírrica del no (51,3 % frente al 48,7 %) que dista bastante de los más de  seis puntos que apuntaba inicialmente el recuento.

¿Por qué perdió? Evo atribuye su derrota a la guerra sucia auspiciada por EE. UU. Pero hay más causas que pueden explicar ese resultado. Hace poco más de un año, saltó el escándalo del Fondo Indígena que provocó la detención de una exministra y de varios dirigentes y congresistas del partido de Evo, lo que demostró que que no eran incorruptibles y mucho menos la «reserva moral de la humanidad» de la que presumía el líder cocalero.

La ola de corrupción también le alcanzó personalmente en las semanas previas a la consulta, al denunciar los medios de comunicación que Gabriela Zapata, su ex novia, logró contratos millonarios del Estado para la empresa china en la que trabajaba. 

Estas denuncias salieron a la luz, a pesar de que el gobierno siguiendo el modelo bolivariano de compra de empresas por empresarios amigos o con campañas de publicidad estatal, logró tener controlados la mayoría de los medios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las Américas: retroceden los Derechos Humanos, avanza la corrupción