Los candidatos pelean hoy por sobrevivir a Nuevo Hampshire

La nueva cita se considera el inicio de las primarias convencionales, que marcará el tono de las elecciones y será el filtro para despedir a los candidatos más débiles


Nueva York / Corresponsal

Tras la sacudida que supusieron los caucus de Iowa, lo que suceda hoy en Nuevo Hampshire, que se considera el inicio de las primarias convencionales, marcará el tono de las elecciones y será el filtro para despedir a los candidatos más débiles. Los aspirantes han pasado esta larga semana luchando por arañar votos, porque ganar o perder aquí puede significar también un impuso definitivo.

¿Resolverá Donald Trump la incógnita de los sondeos?

Según las encuestas de ayer, Donald Trump está a la cabeza de los republicanos con 16 puntos de ventaja sobre Marco Rubio. La incógnita vuelve a ser si la diferencia del neoyorquino en los sondeos cristalizará en votos o si, como en Iowa, donde una gran parte de los que le mostraban su apoyo vuelven a quedarse en sus casas. Una victoria con el margen que predicen los sondeos sería apoteósica, pero otro segundo puesto sería demoledor para Trump, que difícilmente podrá recuperarse ya de la etiqueta de perdedor. Incluso una victoria demasiado justa solo sería un alivio, pero insuficiente.

¿Se consolidará la sorpresa que dio Marco Rubio?

El senador de Florida ha pasado los ocho días desde Iowa haciendo campaña en Nuevo Hampshire, lo que da idea de la importancia que tienen para él las votaciones de hoy. Si gana, se convertiría en el candidato republicano casi incontestable, aunque también le serviría una segunda posición cercana a Trump. Pero si cualquiera de los otros candidatos, Ted Cruz, John Kasich, Jeb Bush o Chris Christie, lo supera en votos, habrá adquirido muchos boletos para ser uno de los descartes del día después.

¿Vencerá Hillary Clinton en campo contrario?

Los sondeos de ayer decían que la ventaja de Bernie Sanders sobre Clinton en Nuevo Hampshire se redujo los últimos días. El senador de Vermont los lidera desde noviembre, pero ayer solo tenía 14 puntos, cuando hace una semana eran 18.

Clinton cambió su estrategia de campaña tras Iowa. Si antes los caucus del pasado lunes daba por perdido Nuevo Hampshire, tras conocerse los resultados decidió irse al estado del nordeste estadounidense para echar toda la carne en el asador. Una victoria es casi impensable para ella mañana, porque al lado está Vermont, el estado de Bernie Sanders, y la historia recuerda que la mayoría de los votantes se inclinan por los candidatos vecinos. Si, a pesar de todo, Clinton logra imponerse hoy a su rival, su carrera hacia la nominación sería ya imparable, e incluso una derrota por poco margen también sería aceptable para ella. Solo si Sanders logra un resultado aplastante, podrá complicarle las cosas se le complicarían verdaderamente a Clinton.

¿Qué predice la historia?

Hasta el año 1992, los candidatos elegidos en Nuevo Hamphsire se convertían siempre en los nominados de sus partidos. A partir de entonces, en 1992, 2000 y 2008, Bill Clinton, George Bush y Barack Obama no solo perdieron allí y acabaron siendo nominados, sino que además los tres ganaron las elecciones en noviembre. Seguro que, al menos Clinton y Rubio, recuerdan hoy ese dato.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los candidatos pelean hoy por sobrevivir a Nuevo Hampshire