La ONU pide la libertad de Julian Assange y afirma que Reino y Suecia deben acatarlo

Reino Unido y Suecia rechazan las conclusiones de la ONU y Assange considera un «insulto» la reacción del ministro de Exteriores británico


Ginebra

 El fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, calificó hoy de «insulto» la respuesta del Gobierno británico a la opinión del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre detenciones arbitrarias.

En una rueda de prensa en Londres por videoconferencia, Assange aseguró que «corresponde ahora a los Estados de Suecia y el Reino Unido en su conjunto implementar el veredicto». 

«Hemos logrado una victoria significativa», estimó el fundador de Wikileaks que calificó como «insultante» reacción del ministro de Exteriores británico Philip Hammond, quien tildó de «ridículo» el dictamen del Grupo de trabajo sobre detención arbitraria de la ONU.

La ONU pide su libertad

 El Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detenciones Arbitrarias dijo hoy que la opinión que acaba de emitir en favor de la libertad del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, debe ser cumplida por Reino Unido y Suecia porque es «jurídicamente vinculante».

Asimismo, el panel de expertos pidió que se «respete su integridad física y libertad de movimiento» y que se reconozca su derecho a una compensación por los daños sufridos.

«Las opiniones del Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias son jurídicamente vinculantes en la medida en que están basadas en normas internacionales de derechos humanos» de obligatorio cumplimiento, aclaró el órgano de la ONU.

Además, sus opiniones son consideradas como referentes entre las instituciones jurídicas internacionales y regionales, incluida la Corte Europea de Derechos Humanos.

Esto choca con la posición común adoptada por autoridades en el Reino Unido y Suecia, que dijeron que, incluso en el caso de que el Grupo de Trabajo declarase ilegal la privación de libertad de Assange, esto no tendría impacto en el proceso que se sigue en su contra.

«La declaración del Grupo de Trabajo no tiene ningún impacto formal en la investigación, de acuerdo con las leyes suecas», dijo la Fiscalía de Suecia.

En Londres, desde el Ministerio de Asuntos Exteriores se indicó que «Assange nunca ha sido detenido arbitrariamente» y que, en cambio, «está evitando voluntariamente una detención legal al elegir permanecer en la embajada».

Se enfatizó que «hay una acusación de violación pendiente y una orden de arresto europea» emitida por Suecia, a donde las autoridades del Reino Unido tienen la «obligación legal» de extraditarlo.

En su opinión legal, el Grupo de Trabajo considera que «las variadas formas de privación de libertad que ha sufrido Julian Assange constituyen una forma de detención arbitraria».

Enumera su detención inicial en la prisión Wandsworth de Londres, seguida de su arresto domiciliario y de su confinamiento en la Embajada ecuatoriana.

Los expertos critican que en primer lugar Assange estuvo aislado y que la Fiscalía sueca actuó con «falta de diligencia en sus investigaciones, lo que ha resultado en una prolongada pérdida de su libertad».

De forma concreta, el Grupo de Trabajo de la ONU establece que en el caso Assange se han violado los artículos 9 y 10 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y los artículos 7, 9, 10 y 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

El Grupo de Trabajo está compuesto por cinco juristas de gran reputación que sirven a título individual y trabajan independientemente de cualquier gobierno u organización.

Se trata de personalidades del mundo del derecho que no forman parte del personal de la ONU ni reciben un salario por este trabajo. 

Reacciones del Reino Unido y Suecia

El Reino Unido considera que la opinión del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Julian Assange «no cambia nada», afirmó hoy el Ministerio británico de Exteriores. El 'Foreign Office' puntualizó que rechaza «completamente» la opinión del grupo sobre el caso y recordó que ya había adelantado a la ONU que no la asumiría.

«Esto no cambia nada. Rechazamos completamente cualquier afirmación de que Julian Assange es víctima de una detención arbitraria. El Reino Unido ya había dejado claro a la ONU que no asumiría la opinión del grupo de trabajo», afirmó hoy un portavoz del ministerio de Exteriores.

Similar reacción ha tenido Suecia. El Gobierno sueco también rechazó hoy el dictamen difundido por el panel de la ONU. «El señor Assange ha elegido, de forma voluntaria, estar en la embajada ecuatoriana, y las autoridades suecas no tienen ningún control sobre su decisión de estar allí», consta en una respuesta del Ministerio de Asuntos Exteriores sueco enviada al Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La ONU pide la libertad de Julian Assange y afirma que Reino y Suecia deben acatarlo