Tensión en Túnez por protestas de jóvenes como las que desataron la primavera árabe

La muerte de un parado al que se le negó un empleo recuerda el caso de Mohamed Bouazizi


Redacción / La Voz

La policía tunecina tuvo que emplearse a fondo en enfrentamientos con miles de manifestantes que intentaban irrumpir en edificios oficiales en varias localidades durante la jornada del jueves. Los momentos más tensos se vivieron en Kasserine, una empobrecida ciudad del centro del país en la que estalló hace varios días un movimiento de protesta después de que, el sábado, un joven perdiera la vida electrocutado tras subirse a un poste de la luz desde el que el pretendía dar un discurso para denunciar que le habían denegado un empleo público. Se trata de Ridha Yahyaoui, un desempleado de 28 años, cuyo caso presenta notables paralelismos con el de Mohamed Bouazizi, el joven que desató la primavera árabe al inmolarse en Sidi Bouzid hace poco más de cinco años.

Las protestas, debidas a la frustración social que genera el elevado desempleo y la falta de oportunidades, son las peores que vive Túnez desde la revolución del 2011 que derrocó al dictador Ben Alí y se han cobrado la vida de, al menos, un policía al ser volcado el vehículo en el que viajaba. Los varios miles de jóvenes que se manifestaron en Kasserine, intentando acceder al interior de dependencias oficiales, no estuvieron solos ya que, según Reuters, se produjeron movilizaciones con las mismas intenciones en localidades como Jamduba, Beja, Susa y Skira. En Sidi Bouzid los jóvenes corearon la consigna «Empleo u otra revolución» según medios estatales y residentes.

El Gobierno de Essebsi, que abandonó el jueves a toda prisa la cumbre de Davos para hacer frente a la situación, anunció que contratará a más de 6.000 jóvenes desempleados de Kasserine con la puesta en marcha de varias obras de infraestructura. Los jóvenes le tomaron la palabra y cientos se presentaron para registrarse, pero la tensión sigue siendo elevada. «Llevo sin trabajar 13 años y soy un técnico cualificado. No estamos buscando limosna, solo nuestro derecho a trabajar», explicó Mohamed Mdini, uno de los manifestantes.

Túnez cerró 2015 con un 15 por ciento de paro en comparación con el 12 por ciento que tenía en el 2011, cuando estalló la primavera árabe precisamente por el escaso nivel de empleo. La principal industria del país, el turismo, ha sufrido fuertes golpes como consecuencia de la acción deliberada del terrorismo yihadismo, que persigue devolver el país al caos desestabilizando su principal fuente de riqueza.

La muerte de un parado al que se le negó un empleo recuerda el caso de Mohamed Bouazizi

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tensión en Túnez por protestas de jóvenes como las que desataron la primavera árabe