Maduro reta a la Asamblea y decreta el estado de emergencia económica

Pedro García otero CARACAS / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

George CASTELLANOS | afp

La medida prevé más ocupaciones de empresas y desata el temor a un corralito

16 ene 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace justamente un año decía «Dios proveerá» como respuesta a la crisis económica ante un Parlamento controlado por su partido. Ayer, golpeado por una inflación del 270 %, una caída del producto interior bruto durante siete trimestres consecutivos y un desabastecimiento que ronda el 40 %, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, decretó el estado de emergencia económica horas antes de acudir ante la Asamblea Nacional, ahora de abrumadora mayoría opositora, para presentar su obligatoria memoria y cuenta anual. 

Maduro tuvo que reconocer la «soberanía» de la Cámara, y le entregó la propuesta, solicitándole, además, apoyo para su aprobación. El decreto, que amplía el poder del Ejecutivo y prevé restricciones constitucionales, establece la posibilidad de acometer más ocupaciones en empresas para «garantizar el abastecimiento», y ordena agilizar las importaciones de alimentos y medicinas, señaló el ministro de Economía Productiva, Luis Salas, quien también destacó que uno de los apartes del decreto autoriza a los ministerios «a coordinar con el Banco Central de Venezuela para restringir el uso de la moneda nacional».

Esta última disposición fue considerada automáticamente en las redes sociales como la posibilidad de aplicar un «corralito» financiero. También comenzaron las comparaciones con el «período especial» vivido por Cuba en los noventa, tras la caída de la Unión Soviética. No en vano el decreto también otorga al Estado «la posibilidad de asignar recursos extraordinarios a los organismos públicos».