Israel juzga a dos radicales judíos por el asesinato de una familia palestina que fue quemada viva

El proceso llega cinco meses después del ataque, llevado a cabo la noche del 31 de julio en el pueblo palestino de Duma por extremistas judíos


Lod / AFP

Ayer comenzó el juicio contra dos israelíes inculpados por la muerte de un bebé palestino y de sus padres en un incendio criminal que conmocionó a los palestinos y suscitó la reprobación de los israelíes por el extremismo judío. El proceso llega cinco meses después del ataque, llevado a cabo la noche del 31 de julio en el pueblo palestino de Duma por extremistas judíos que dejaron eslóganes en hebreo sobre las paredes contiguas a la pequeña casa incendiada de la familia Dawabcheh.

Los dos inculpados fueron detenidos en los entornos radicales judíos, en especial entre los «jóvenes de las colonias», que ponen en cuestión la autoridad del Estado hebreo. Amiram Ben Oliel, de 21 años, originario de Shilo, colonia del norte de la Cisjordania ocupada, está acusado del asesinato del bebé Alí Dawabcheh, de 18 meses, y de sus padres Saad y Riham. También deberá responder de la tentativa de asesinato del pequeño Ahmed, de 4 años, aún hospitalizado y único superviviente del crimen. El otro acusado, cuya identidad no puede divulgarse por tener 17 años, deberá responder justicia como cómplice del asesinato.

Tras el ataque, Israel se convirtió en el blanco de las críticas internacionales y de organizaciones de derechos humanos por su «laxitud» con los grupos radicales. Los palestinos llegaron incluso a acusar a Tel Aviv de apoyarlos. Las autoridades israelíes denunciaron entonces unánimemente el «terrorismo judío» y, a petición del ministro de Defensa Moshé Yaalon, el gabinete de seguridad aprobó la utilización de la detención administrativa , normalmente reservada a los palestinos, contra ellos.

Después de que el Shin Bet, el servicio de seguridad interior, realizara varias redadas, allegados y partidarios de los extremistas detenidos denunciaron repetidamente «torturas»

Cargos de terrorismo

Con el incendio de la casa de los Dawabcheh, Ben Oliel y el menor buscaban vengar la muerte de Malachi Rosenfeld, un israelí abatido a tiros por palestinos cerca de la colonia de Shilo un mes antes. Entre otros cargos, se los acusa también de «pertenencia a una organización terrorista» y a «un grupúsculo nacionalista racista».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Israel juzga a dos radicales judíos por el asesinato de una familia palestina que fue quemada viva