El chavismo maniobra para reducir la mayoría de la oposición

La Sala de lo Electoral del Supremo interrumpe sus vacaciones para recibir impugnaciones contra los comicios


caracas / e. la voz

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) recibió seis demandas del Partido Socialista Unido de Venezuela contra las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre. La fecha que el chavismo escogió para jugar una mala pasada a sus rivales de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) fue el Día de los Santos Inocentes, en el que Venezuela también acostumbra gastar bromas, aunque la información no se supo hasta ayer.

Los recursos fueron presentados por ocho candidatos oficialistas que no resultaron favorecidos por las urnas ante la Sala de lo Electoral y no solo persiguen la repetición de los comicios en seis circuitos de tres estados, sino también que se paralice la toma de posesión, prevista para el 5 de enero, de los ocho diputados opositores.

Las impugnaciones no hubieran podido ser recibidas por el alto tribunal si este no hubiera suspendido inesperadamente sus vacaciones navideñas para comenzar a dar despacho hasta mañana a cualquier petición de los ciudadanos contra las elecciones, por lo que no se descarta que el número de demandas crezca. Así lo denunció el secretario ejecutivo de la alianza opositora, Jesús Torrealba, para quien «la Sala de lo Electoral actúa contra la voluntad del pueblo expresada el 6D».

La semana pasada Torrealba ya denunció un «golpe de Estado judicial» que el oficialismo estaría urdiendo con el TSJ para «cercenar» la mayoría opositora de 112 diputados, con la que podría incluso reformar la Constitución. El alto tribunal negó entonces haber recibido ninguna demanda y achacó las denuncias de la oposición a «falsas informaciones [...] que en nada contribuyen a crear un clima de paz». No obstante, en los registros digitales del TSJ figura que la víspera de Navidad recibió un amparo desde la Sala de lo Constitucional contra la MUD por la manera como sustituyó a «candidatos electos en primarias, inscritos para las elecciones parlamentarias».

Aunque no han trascendido los argumentos del chavismo para impugnar los comicios, desde el 6 de diciembre portavoces oficialistas como el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, o el propio Nicolás Maduro acusaron a sus rivales de comprar votos y por ello fue detenido a mediados de mes un alto cargo de la Gobernación del estado de Amazonas.

Menos de una semana después del nombramiento irregular de 13 nuevos magistrados, llega La decisión de reanudar actividades de la Sala de lo Electoral, para la que fueron nombrados un diputado chavista, Christian Zerpa, y Fanny Márquez, una cercana colaboradora de Diosdado Cabello, el presidente del Parlamento saliente. En el TSJ dan por hecho que en las próximas horas un pronunciamiento suspenderá la toma de posesión de los nuevos diputados.

En alerta

Tras expresar el deseo de que el TSJ saque «un comunicado negando estas impugnaciones», Torrealba advirtió: «La dirigencia de la MUD no está de vacaciones. Estamos alerta defendiendo los votos».

Ayer la alianza opositora, conformada por más de 20 partidos, continuaba sus deliberaciones para definir los nombres de la directiva del nuevo Parlamento y los asuntos prioritarios para su agenda legislativa. El veterano Henry Ramos Allup, líder de la socialdemócrata Acción Democrática, y Julio Borges, del centrista Primero Justicia, eran los más mencionados como posibles sucesores de Cabello. Sin embargo, las acciones del oficialismo ante el TSJ demoraron los anuncios previstos para el mediodía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El chavismo maniobra para reducir la mayoría de la oposición