China emite la primera alerta roja de la historia por contaminación

Efe PEKÍN

INTERNACIONAL

Anuncia la puesta en marcha de un amplio catálogo de medidas para reducir la polución

07 dic 2015 . Actualizado a las 21:00 h.

La capital china emitió su primera alerta roja de la historia por contaminación, la más grave de una escala de cuatro, según anunció la agencia oficial Xinhua. La Oficina Medioambiental de Pekín advirtió de que la alerta roja estará activa desde el martes a las 7 de la mañana, hora local (23.00 GMT), hasta el jueves a las 12 del mediodía (4.00 GMT).

La ciudad volvió a declarar el domingo la alerta naranja, la segunda más grave tras la roja, poco después de que la metrópolis registrara los peores niveles de calidad del aire del año hace una semana, y el anuncio de hoy incluye un amplio catálogo de medidas para reducir la polución y combatir sus efectos en la población. Entre éstas se incluyen la suspensión de la construcción al aire libre y la actividad de las industrias más contaminantes; la prohibición de circulación a vehículos pesados, la reducción de coches oficiales en las carreteras en un 30 %, y que los vehículos privados sólo circulen en días alternos. También se recomienda a escuelas e institutos que cierren durante los días de alerta, aunque no están obligados a ello.

Pekín puso en marcha un nuevo programa para medir y reducir los niveles de contaminación a finales de mayo, que reemplazó a uno lanzado en el 2013. El nuevo programa mantuvo los cuatro colores utilizados para indicar la gravedad de la contaminación, siendo el rojo el más grave y seguido por el naranja, el amarillo y el azul, pero varió los requisitos sobre cuándo emitir cada alerta. Así, desde entonces la alerta naranja salta a partir de los 200 microgramos de concentración por metro cúbico de las llamadas partículas PM 2,5 -las más dañinas para la salud-, y la roja se activa cuando los niveles de polución se mantengan por encima de esa cifra durante al menos tres días. Alrededor de las 18.00 horas de hoy, hora local (10.00 GMT), la concentración de las llamadas partículas PM 2,5 estaba en torno a los 240 microgramos, muy por encima de la máxima que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), de 25 microgramos. La nueva normativa indica que las alertas naranja y roja serán emitidas al menos 24 horas antes de que la contaminación alcance los picos máximos.