Nicmer Evans: «Hoy los venezolanos lo único que quieren es castigar a Maduro»

El politólogo y portavoz de Marea Socialista dice que el actual presidente «ha secuestrado el chavismo»


Caracas

Politólogo de profesión, Nicmer Evans es líder y portavoz de Marea Socialista la principal corriente crítica del chavismo. Está o ha estado vinculado con el Centro de Estudios Internacionales Miranda donde coincidió e hizo muy buenas migas con Juan Carlos Monedero. Este colectivo, que tiene como órgano de expresión el portal aporrea.org, es especialmente critico con el madurismo, lo que lo ha convertido en el blanco favorito de las descalificaciones del conductor del programa televisivo La Hojilla. Evans vio rechazada su candidatura por Caracas a las elecciones del domingo por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

-Marea Socialista es o era una corriente crítica del PSUV, el partido del Gobierno?

Era una corriente. Nace un año antes del PSUV.  Viene de la confluencia de movimientos sindicales y estudiantiles en el año 2006 y coincide con el llamamiento del presidente Chávez para crear el PSUV. 

-¿Siempre han sido una corriente crítica?

En el año 2012 nos posicionamos en  contra de la candidatura de Chávez a la reelección por su estado de salud y los riesgos que eso entrañaba para la revolución, pero ya antes, en el año 2009, nos habíamos sumado a un llamamiento de Juan Carlos Monedero en el Centro de Estudios Miranda contra el hiperliderazgo en un proyecto que se dice llamar construcción del socialismo y que desembocó en la actual crisis de liderazgo del proyecto revolucionario. Muerto Chávez, al año siguiente nos posicionamos en contra del estilo del presidente Maduro. Después del segundo congreso del PSUV comenzó un proceso de exclusión sistemática de los miembros de Marea Socialista. Por todo ello decidimos presentarnos a estas elecciones con candidaturas propias y presentar nuestras propias propuestas para la salida de la crisis que vive el país. Estamos en un proceso constituyente interno, orgánico.

-¿Se fueron o los echaron de la casa de PSUV?

-Fueron dos procesos simultáneos. Nos echaron cuando nos estábamos yendo.

-¿Cómo se definen ideológicamente?

-Somos radicales en el sentido de que nos proponemos rescatar el  proyecto original del presidente Chávez que, por alguna razón, se desvió. Somos chavistas en el sentido de enfocar la lucha contra la corrupción, contra los privilegios.

-¿No le parece que el chavismo ya dio muestras hace tiempo, antes de que apareciese Maduro, de que no era lo que decía ser?

Sin duda que en la gestión del presidente Chávez hay cosas negativas. En todo proceso hay contradicciones. En este también. La primera, como ya apunté, el hiperliderazgo. El llamamiento que hizo en 1.998 a la superación de las cúpulas corruptas del puntofijísmo acabó siendo una mimétizacion de las mismas. Otro de sus errores fue el pensar que se podía montar el socialismo sobre el rentismo petrolero y no buscar superarlo. Yo no tengo ninguna duda en afirmar que había un proceso de agotamiento de algunos elementos del proceso revolucionario. Tanto así que Chávez en su despedida, el ocho de diciembre de 2012, habló de la necesidad de reorientación del proceso revolucionario, de la corrupción, de lo errado que ha sido la utilización de los medios públicos y de la no aceptación de la crítica y la autocrítica dentro del proceso revolucionario.

-El hecho es que el comandante Chávez llegó a la política como abanderado de la lucha contra la corrupción pero no tardó mucho tiempo en convertirse en un gran foco de corrupción, con la agravante de que sus gobiernos manejaron más dinero que ninguno en la historia del país. 

-Repito, sí hay contradicciones en el gobierno del presidente Chávez que parten de que ha tratado de sostener un modelo revolucionario, con la mismas instituciones y la misma estructura del pasado, a pesar del apoyo popular que tenía para cambiarlas.

-Referéndum revocatorio del 2004 fue una innovación progresista en la nueva constitución que abogaba por un socialismo democrático, pero a la hora de la verdad degeneró en prácticas tan poco democráticas como la famosa lista Tascón

-La lista Tascón fue una aberración en la interpretación del proceso. Pero atribuirle la victoria o la derrota del presidente Chávez a la lista Tascón sería sobreestimar el valor de una acción que fue extremadamente torpe por parte de un sector del chavismo. De hecho no afectó a la popularidad del presidente ni le impidió ganar más veces en las urnas.

-Si fue un error de un sector, no hay constancia de que se hayan tomado medidas con los promotores de esa praxis.

-Tenemos un serio problema de impunidad en este país que no es exclusiva responsabilidad de Chávez. También quedaron impunes los asesinatos de dirigentes políticos Fabricio Ogeda, en la IV República. Pretender comparar lo de antes con lo de ahora es desconocer que tenemos un profundo problema cultural que radica en el modelo que se adoptó para la distribución de la renta petrolera. Chávez no logró superar el parasitismo de esa renta petrolera. Tuvo la intención de hacerlo pero solo logró en alguna medida mejorar su distribución.

-La separación de poderes, uno de los pilares de todo régimen que se diga democrático, ¿no ha brillado por su ausencia desde el primer momento?

-Eso ha sido relativo. Sin duda que hay referentes y casos donde la división de poderes se desvanece y ha habido un exceso de influencia del ejecutivo sobre el judicial. No fue algo nuevo, pero yo no conozco ningún país donde el ejecutivo no tenga influencia sobre el resto de los poderes. Aquí quizás en un principio, con la creación de cinco poderes hubo una intención de avanzar en esto, pero las necesidades políticas fueron cambiando las cosas. En Venezuela siempre ha habido mafias judiciales, lo único que han cambiado han sido los nombres y las personas.

-Se ha instaurado un modelo económico en el que, como usted mismo ha dicho, resulta más rentable vivir del bachaqueo que trabajar. Se fomentó el clientelismo y el voto cautivo hasta niveles preocupantes.

-En Venezuela, lamentablemente el rentismo ha provocado que un sector de la burocracia junto con el capital más especulador, el financiero, hayan encontrado en el control de cambios y en las importaciones dos elementos sobre los cuales la multiplicación de las ganancias hace que resulte más rentable que incluso el traficar con drogas o el negocio mismo del petróleo.

_¿Sirvieron para algo las expropiaciones? 

-Las expropiaciones se han utilizado para mostrar la firmeza de un modelo que pretende ser socialista pero la realidad es que esa herramienta, que es constitucional, se usó de forma impertinente y contribuyó a la pérdida de la condición productiva del país.

- ¿Qué razón de ser tiene mantener unos precios de la gasolina artificiales y un control de precios que es insostenible desde todo punto de vista?

-Eso no tiene ningún tipo de justificación. Hubo motivos para sostener los precios de esos productos básicos. El estigma del caracazo de 1989 generó en los políticos un miedo a los riesgos que se podrían derivar de un incremento de precios. Después de tantos años es algo aberrante, máxime si no se acompaña de políticas para paliar los efectos de una decisión de ese tipo. Cualquier aumento del precio en estos momentos puede provocar una crisis terrible.

-¿Qué explicación le encuentra  a la fijación de Maduro con el presidente de la empresa Polar?

-Partamos de la premisa de que sería totalmente improcedente el plantearse la expropiación o cualquier inferencia en esta empresa. Pero me parece un error permanente por parte del estado el permitir que haya un monopolio en la producción de alimentos por una empresa y que no se haya estimulado la diversificación de la producción. Por otra parte me pregunto cómo si este señor y esa empresa han sido enemigos de este gobierno, se le han facilitado en los últimos años más de 5000 millones de dólares en asignación de divisas para importaciones.

-Pero parece que el presidente Maduro tiene auténtica fijación con Lorenzo Mendoza, el presidente de esa empresa.

-Chávez tenía enemigos reales, como Globovisión, el canal opositor por excelencia, el presidente Maduro no ha tenido enemigos reales y ha tenido que crearlos. El gran error de Maduro fue comprar medios como Globovisión y El Universal, entre otros. A Chávez le ofrecieron eso y lo rechazó porque necesitaba tener enemigos reales. Ahora Maduro no tiene con quien pelear, por eso tiene que alimentar enemigos, especialmente aquellos que cree que eran parte de los enemigos de Chávez. También puede ocurrir que se centre en ese señor porque cree que no tiene enemigos reales en la oposición que tiene más posibilidades de ganar las elecciones por un voto de castigo, no porque tenga un liderazgo. descollante ni una propuesta destacada. Hoy los venezolanos lo único que quieren es castigar a Maduro, más que premiar la posibilidad de que alguien le esté ofreciendo algo distinto.

-Algunos analistas apuntan que en Venezuela también existe una crisis de representatividad tanto por parte de la oposición como del oficialismo. Usted qué opina?.

-El venebarómetro le sigue dando a  Chávez  una popularidad de 57 por ciento pero el apoyo al chavismo que está en un 16% y a Maduro en un 17. Qué está pasando aquí?. Evidentemente hay una modificación en el apoyo al proceso revolucionario. Cada vez hay un mayor distanciamiento entre lo que es el apoyo al proceso revolucionario y al presidente Maduro. Lo que sí ha logrado el actual presidente es secuestrar al chavismo.

-Pero al presidente Maduro lo ungió Chávez, lo designó a dedo.

-No le dio tiempo de preparar su sucesión. Yo debo confesar que de lo que tenía, Maduro era el mejor, se podrán imaginar cómo sería el resto.

-Qué papel jugó La Habana en todo este proceso?

-Un hombre enfermo, a punto de morir, creyendo que en esa isla se iba curar y con el respeto que le tenía  Chávez  a Fidel Castro, yo no tengo ninguna duda que sí han tenido una incidencia en la elección de Maduro. Con todo, como venezolano, no puedo olvidar que aquí al nuevo presidente lo escogió la mayoría con votos. La gente tenía la opción de escoger a Capriles y no lo hizo.  

-Las fortunas acumuladas en estos años por los denominados boliburgueses y bolichicos, ¿no han convertido en calderilla las de las grandes familias del pasado?

-Creo que aquí hubo una hibridación. La vieja y la nueva burguesía se han casado, tienen hijos, tienen propiedades en común. La burguesía es burguesía, no hay una burguesía de la cuarta y la quinta República. Uno de los graves errores ha sido alimentar una nueva clase social que no ha tenido ningún espíritu productivo. La vieja y la nueva burguesía son iguales, pero la vieja al menos con el dinero que pedía montaba medios de producción. La boliburguesía financiera, de maletín. No necesitan oficinas, necesitan yates, avionetas....

-El Consejo Nacional Electoral anuló su candidatura para el circuito 3 de Caracas, alegando la paridad de género.

-Eso de la paridad de género lo estableció el CNE en el último momento. Eso lo deciden después de que la MUD y el PSUV hiciesen sus primarias y tuviesen sus candidatos elegidos, Sin que les afectase este reglamento. Esto no sólo me afectó a mí, sino a un total de 283 candidatos de 13 organizaciones políticas  a nivel nacional. Lo más paradójico es que a nosotros nos retiraron un total de 60 candidatos de los cuales 30 eran hombres y 30 mujeres.

-¿Cual es su quiniela para las elecciones del domingo?

-Veo difícil que la oposición gane con una brecha muy grande, aun cuando los números digan que va a ganar estrepitosamente por más de 30 puntos. No creo que sea así. No hay que subestimar al Gobierno, ya que tiene la capacidad de cerrar la brecha. Tiene mecanismos clientelares importantes, para tratar de reversar. La oposición sigue con la terca necedad de hacer un plebiscito de estas elecciones. Existe la posibilidad real de que el Gobierno gane en la mayoría de las circunscripciones  aunque tenga menos votos.

-¿Incluso después del caso de los narcosobrinos con pasaporte diplomático?

-Ese es un tema con fuerte incidencia en la opinión pública pero no creo que influye en el resultado de las elecciones. Las campañas electorales no inciden en más del 3%  de los votos, eso está demostrado.

-¿De obtener una mayoría clara la oposición en el 6-D, le será reconocida?

Creo que el proceso electoral está blindado. Si la oposición tiene la mayoría existe la obligación de reconocérsela. Otra cosa será la actitud que asuma el Gobierno, si no reconociesen el resultado, lo que sería aberrante porque sepultaría su legitimidad.

-Si los escaños que ustedes obtengan acabasen siendo llave para formar mayoría ¿con quién se casarían?

-Con ninguno. Si conseguimos uno o dos diputados y fuesen llave, iríamos a discutir nuestra agenda, no iríamos a trabajar para la de otros. si hay propuesta racionales por parte de unos o los otros para tomar decisiones,  las apoyaríamos. 

-¿Cree que la pareja presidencial está legitimada para seguir en Miraflores después de eso?

Creo que Venezuela merece que haya una mayor transparencia en relación con denuncias como esta y en la postura que asume el Gobierno ante estas denuncias. Que no haya hasta el momento pronunciamiento oficial sobre el tema me parece grave. Me parece una postura muy torpe porque está dando la razón a los denunciantes. Si son responsables y realmente utilizaban pasaporte diplomático Nicolás Maduro. Cilia Flores deben dar una explicación al país. 

-¿Cree que elucubran demasiado los que sostienen que Venezuela es o va camino de ser un narcoestado?

-Creo que hay una profunda intencionalidad de generar una opinión pública internacional que vaya preparando el terreno para otros intereses. Lo dudo que Venezuela sea un país de tránsito de la cocaína. Que se diga que estamos en este tema en peores condiciones que Colombia es una verdadera aberración. Hablar de narcoestado en Venezuela y no en Colombia me provoca hilaridad.

-Eso de cartel de los soles le suena a literatura periodística o tiene algo que ver con la realidad?

-Me suena a una novela colombiana. Nosotros tenemos un grave problema con un sector de las fuerzas armadas venezolanas  que se ha entregado a la corrupción en varios niveles. Lo que no entiendo es que a un Gobierno que le es más rentable comprar un dólar a 6,30 y venderlo 800 le apetezca involucrarse en un problema de narcotráfico. 

-Ustedes dicen identificarse con las políticas de Tsipras en Grecia y con Podemos en España, ¿con cuál Tsipras, el teórico o el practico?

-Nosotros no somos una organización monolítica. Nuestra vinculación no era con Tsipras sino con Tsiriza. Personalmente creo que ha habido un deterioro muy importante en Tsiriza que le ha dado un poco la espalda al apoyo popular para tomar decisiones en temas económicos, pero no deja de ser Tsipras un personaje interesante al que todavía hay que hacerle un seguimiento. Nosotros nos identificamos más con el ala izquierda de Tsiriza.

-En cuanto a la identificación con Podemos, ¿quién se identifica con quién? 

-Lo que ocurre es que tenemos un origen común. Juan Carlos Monedero estuvo aquí con nosotros en Venezuela pretendiendo aportar ideas al proceso revolucionario. Compartimos menos con Iglesias. Podemos nace como organización en el rigor de un proceso latinoaméricano. Yo creo qu ellos aprendieron mucho aquí. Luego  cuando prende esa llama allá hubo una inmediata identificación, pero no hay ninguna articulación política entre podemos y nosotros. Lo que hay es una identificación política 

-Y de Podemos con el PSUV?

En este momento, lo dudo. si le preguntas a los sectores más extremistas del chavismo te lo pondrán de vendido para abajo. 

-Es asumible para ustedes que en un régimen que se dice democrático haya presos políticos? Incluso después de la espantada de Franklin Nieves?

-Yo estoy abogando por la superación de la impunidad en mi país. Las figuras estelares que están actualmente detenidas creo que tiene muchas cosas de las que responder ante la ley. Sí estoy en desacuerdo con la forma en la que se han llevado estos procesos. Sin ser juez y sin pretender juzgar creo que Leopoldo López tiene responsabilidades en relación con los hechos de violencia que hubo aquí en la convocatoria de La Salida. Con esto lo que no quiero decir es que no hubo excesos en la aplicación de las leyes en Venezuela ni que el Gobierno de Maduro no haya coqueteado con la  violación de los derechos humanos. Creo que no tiene ningún sentido que haya muchachos presos. Creo que el Gobierno ha cedido un poco a las presiones internacionales, dando casa por cárcel a Ledezma es una consecuencia de la conversación de DIosdado con Shanon en Haiti.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Nicmer Evans: «Hoy los venezolanos lo único que quieren es castigar a Maduro»