José Guerra: «El venezolano espera cambios pero no milagros»

Dice que lo único que está en discusión es si el 6- la mayoría que logrará la MU será simple o cualificada y adelanta que lo primero será una ley de amnistía


Caracas

Tras 20 años de carrera en el Banco Central de Venezuela, donde llegó a ocupar el cargo de gerente de investigación, y un posgrado en la Universidad de Illinois, probablemente José Guerra es el economista con más preparación que alguna vez haya aspirado a ser diputado de la República Bolivariana. Se presenta por el circuito cuatro de Caracas que comprende tres parroquias de la capital, alguna de las cuales registra los mayores índices de pobreza de la ciudad y otras, como la de El Valle, que es donde está Fuerte Tiuna, el mayor censo de militares. Justifica su entrada en política diciendo que ?Al final, las decisiones económicas las toman los políticos?. Ganó las primarias en su circunscripción con el 96% de los votos y no llegará al escaño con las manos vacías. Es el autor de al menos tres proyectos de leyes que formará parte de las medidas de choque de la nueva mayoría parlamentaria si las urnas confirman el pronóstico de las encuestas: uno para defender el salario, la pensión y la jubilación; otro para incentivar la producción nacional; y el tercero para recuperar el dinero proveniente de la corrupción depositado en el exterior.

-¿Cómo va la campaña?

- Se está haciendo una campaña muy larga. Venimos de unas primarias que comenzaron a finales de marzo, luego vino la precampaña y ahora estamos en la campaña propiamente dicha que comenzó hace semana y media. No es una campaña de dos partidos como la que acabamos de ver en Argentina, sino la de un grupo de partidos agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática contra el Estado venezolano. El PSUV no hace campaña como tal sino que la hace el Estado. ¿Cómo?, repartiendo bolsas de comida, televisores que da la CANTV, títulos de viviendas sociales, promesas de pensiones y jubilaciones. La propaganda la pegan los camiones del Estado. Es una campaña muy desigual que no sé si tiene comparación con la que se acaba de celebrar en Birmania. En la televisión la oposición tenemos tres minutos y el Gobierno tiempo ilimitado porque mezcla la propaganda electoral con la del Gobierno.

- Los pronósticos de las encuestas son favorables a la oposición

- Si, todas apuntan en una misma dirección. La dificultad radica en que son elecciones por circuitos, es decir, elecciones locales. Los circuitos de menor población son los que más pesan en el resultado final. Esto hizo que en el año 2010 la Unidad con el 47% de los votos totales -sumando los del resto de los grupos de oposición eran el 52 %- sólo nos correspondieron el 40 % de los diputados. Si ahora todas las encuestas nos dan más de 20 puntos de ventaja, matemáticamente no podemos sacar menos diputados que ellos. En un escenario polarizado, tomando en cuenta todos los votantes, nosotros estaríamos sacando en torno al 60% de los votos válidos.

- ¿Mayoría, simple o cualificada?

- Eso es lo que está en discusión. Nosotros no tenemos ninguna duda de que vamos lograr mayoría de diputados y de votos, pero no tenemos claro qué mayoría.

- ¿Existe riesgo de fraude? 

El sistema electoral es seguro. El problema está en tener los testigos que cuiden el voto. La única manera de hacer trampa es que alguien vote por otro que no lo hizo. Otra cosa es el acarreo de votantes o del voto asistido, pero si son personas que están inscritos en el censo no se puede decir que esos votos no sean válidos. Ha ocurrido y puede ocurrir que en un centro de votación se presente un capitán con 30 ó 40 soldados que no están inscritos y que pretendan votar. Otra cosa que conviene aclarar que es que las máquinas que trasmiten los votos al Consejo Nacional Electoral (CNE) no funcionan de forma bidireccional.

- Pero el Gobierno da a entender que puede saber a quién se vota.

? El voto es absolutamente secreto. El problema es que el gobierno sabe que no va a tener votos suficientes para ganar y por eso lo que busca es inhibir el voto nuestro.

- ¿Qué le parece el planteamiento de la campaña oficialista?

? Es obvio que en su campaña el candidato no son los candidatos, ni siquiera lo es Maduro, es Chávez. El oficialismo se retiró del contacto con la gente.

? ¿Están satisfechos de la acogida que la gente les están dispensando a la campaña de la oposición?

- Debido al cerco mediático a que nos somete el Gobierno, la nuestra es una campaña casa por casa,pero somos conscientes de que no podemos llegar a todo el mundo. Eso solo sería posible a través de la televisión pero no está a nuestro alcance.

-¿Qué piensan hacer con esa hipotética mayoría parlamentaria y con todas las demás instituciones en manos del oficialismo?

- La Asamblea Nacional en Venezuela tiene más poder de lo que uno piensa. Por ejemplo con los 3/5 de los votos se puede interpelar y destituir ministros. Con los 2/3 se puede convocar una Asamblea Constituyente, destituir al presidente y prácticamente gobernar. Este es un régimen parlamentario que con una mayoría cualificada obliga a negociar.

- ¿Qué propuestas se harán desde la nueva mayoría ?si se confirma- para superar el actual estado de cosas?

- Lo primero será una ley de amnistía porque tenemos 70 presos políticos. Aunque sabemos que el Gobierno la va a vetar, si nosotros la ratificamos, se aprueba automáticamente, También consideramos prioritario el frenar el deterioro de la capacidad adquisitiva con una ley de protección de los salarios. Plantearemos una ley de incentivos a la producción nacional, no para que sea el Estado quien produzca, sino para que incentive, facilitando los trámites, las divisas, creando un ambiente propicio para la inversión. También habrá una ley para otorgar los títulos de propiedad a los que hasta ahora solo son simples adjudicatarios de las viviendas sociales.

- ¿Por qué la oposición no respaldó propuestas del Gobierno como el aumento del precio de la  gasolina?

- Sabemos que el actual subsidio a la gasolina es insostenible pero lo que no se le puede pedir a la oposición es que cargue con los costes de las medidas económicas que tiene que tomar el Gobierno. Si el gobierno plantea en la Asamblea la unificación cambiaria, nosotros la apoyaremos. Si plantea el tema de la gasolina, lo discutiremos porque el aumento que requiere no es del 20 sino del 10.000 %.

- ¿Que vida le auguran a CADIVI, la actual ley de control de cambio de divisas?

- Hay que eliminarla. Todos en la oposición estamos planteando una unificación del régimen cambiario en el plazo de un año, porque eso necesita tener financiación y las reservas internacionales están agotadas. 

- ¿Están a favor de la dolarizacion?

 -No. Eso está descartado. Pocos economistas de dentro y fuera de la Unidad están a favor, después de ver sus efectos en los países donde se ha aplicado. Pensamos que aquí hay espacio para una política macro económica sin adoptar la dolarización.

- Usted es economista, ¿cómo resume las grandes cifras que reflejan la situación económica del país?

--Los números oficiales están desaparecidos desde hace tiempo. Quedan los oficiosos. Las mejores estimaciones cifran la inflación cuando acabe el año entre el 180 y el 200%. La caída del PIB está entre el 8 y el 9%. El país ha perdido en dos años el 15% de su capacidad productiva, equiparable a la de una economía de guerra. Las reservas internacionales han caído 7000 millones, están en 14.000 millones, unos mil millones líquidos, lo cual es una barbaridad. El déficit fiscal es de 7 puntos pero si se le suma el de PDVSA y otras empresas del estado, sube al 15 %. La pobreza por ingresos está por encima del 70 %.

- Cambiar el actual estado de cosas va a ser un proceso largo y doloroso, ¿cree que los ciudadanos están en condiciones de soportarlo?

- Este país tiene que cambiar el sistema electoral porque estamos casi saliendo a elecciones por año. Esto impide que los gobiernos tomen medidas porque están pensando siempre en elecciones. El venezolano espera un cambio pero no milagros. Tengo dudas de que los cambios necesarios vayan a ser dolorosos y traumáticos. Es tal el grado de deterioro que cualquier cosa que se haga se puede notar inmediatamente. Si se plantean unas cuantas medidas básicas de unificación cambiaria, se relajan los precios hoy controlados y se abre la economía petrolera a nuevas inversiones, no tardan en llegar las inversiones, como ocurre en otros países latinoamericanos. Eso permitirá crecer y controlar la inflación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

José Guerra: «El venezolano espera cambios pero no milagros»