Alerta de crisis humanitaria en el sector sanitario

«La situación de salud en nuestros hospitales y clínicas, se encuentra en franco deterioro», dice una alerta de la Red de Sociedades Científicas de Venezuela


Caracas

«La situación de salud en nuestros hospitales y clínicas, se encuentra en franco deterioro, no solo en sus instalaciones y equipamientos, sino también en lo que respecta a sus recursos humanos, fallos en el suministro de medicamentos, de material médico quirúrgico, inseguridad hospitalaria...», dice el escrito. Es una nueva alerta lanzada esta semana por la Red de Sociedades Científicas de Venezuela, que agrupa a unas 40 asociaciones médicas, que advierte del riesgo real de  «crisis humanitaria» en el sector sanitario del país.

Los especialistas inscritos en estas sociedades se ponen al servicio del Ejecutivo para solucionar los problemas que afronta el sistema de salud venezolano y piden que se deje a un lado «la politización del sector, que lo ha menoscabado profundamente». Mencionan como parte del problema general la «baja remuneración del médico venezolano y del personal del sistema público de salud», lo que ha generado, añaden, «un lamentable éxodo de nuestros profesionales, en búsqueda de mejores condiciones laborales».

Denuncian el «cerco económico a las universidades nacionales», donde, aseguran «se pagan sueldos míseros a los docentes y no acordes a su calificación, y no existen recursos para la investigación científica y especialización». Advierten sobre «la reaparición de enfermedades que aparentemente habían sido erradicadas en el país», por lo que proponen «reactivar e incrementar, así como fortalecer y aplicar, los programas preventivos para identificar y erradicar los factores que favorecen la aparición y desarrollo de enfermedades reemergentes». Exigen «reactivar la publicación del boletín epidemiológico del Ministerio de Salud», que sirve a los médicos «como orientación en la evolución de las enfermedades y comportamiento para poder predecirlas y atacarlas».

La Federación Farmacéutica de Venezuela ha denunciado durante este año que la escasez de medicamentos en el país es de un 70 %, mientras médicos, enfermeras y pacientes se quejan de que la infraestructura de los hospitales está deteriorada y no cuentan con recursos técnicos ni financieros para funcionar. El ministro de Salud de Venezuela, Henry Ventura, reconoció en mayo pasado que existen importantes carencias en el sector que no sólo incluyen la falta de medicamentos por deudas con laboratorios, sino también un deterioro de la infraestructura hospitalaria y problemas sociales que afectan a los centros asistenciales.

El panorama descrito por las sociedades científicas pone en evidencia la inutilidad de la supuesta revolución sanitaria que, según el chavismo, se pretendía con la Misión Barrio Adentro, encomendada a miles de sanitarios cubanos y de la que ya casi nadie se acuerda. 

Petroleros en «stand bye»

Más de una docena de buques que transportan millones de barriles de crudo y de aditivos contratados por Petróleos de Venezuela llevan semanas fondeados frente a las costas de Aruba, Curazao y de la península venezolana de Paraguaná debido a la falta de pago por parte de la estatal petrolera. Fuentes del sector apuntan que el número de tanqueros parados puede llegar ya a la veintena. Están a la espera de que las compañías propietarias de los barcos reciban los debidos desembolsos antes de atracar en las instalaciones de la petrolera estatal venezolana. Según el ex gerente de PDVSA, Horacio Medina, hay compañías que tienen hasta siete barcos esperando, unos desde hace  45 días y otros desde hace dos o tres semanas. 

Algunas de las naves son tanqueros que llevan hasta 500.000 barriles de crudo liviano. Otros son barcos que transportan MBTE y otros componentes necesarios para la elaboración de gasolina y crudo ligero adquirido por PDVSA para mezclarlo con el superpesado crudo venezolano y obtener la densidad necesaria entes de venderlo en el exterior.

La paralización de los despachos podría tener un fuerte impacto en la capacidad de PDVSA de cumplir con las próximas obligaciones de suministro, especialmente con China, Estados Unidos, e incluso para los envíos que realiza a Cuba, dijo Medina. Los problemas con los despachos de MBTE podrían comprometer aún más el ya limitado suministro de gasolina de la estatal petrolera.

El problema, según el ex gerente de la petrolera estatal deriva de la falta de pago por parte de PDVSA de partidas anteriores, lo que llevó a muchos proveedores -Statoil, Royal Dutch Shell y la francesa Total, entre otros- a exigir el pago en efectivo, cuando antes concedían  plazos de pagos de hasta 60 días. PDVSA, cuyas ventas sostienen la mayor parte de la economía venezolana, lleva ya bastante tiempo padeciendo de una crisis de liquidez que ha venido sobrellevando a través de préstamos. La situación se ha tornado drástica en los últimos meses por el colapso de los precios del petróleo, situación que ha dejado a la firma sin acceso a las tradicionales líneas de financiación.

Inesita volvió a Twiter

Inesita Terrible, la joven liberada la semana pasada por razones humanitarias tras pasar un año presa en dependencias del Sebin (la policía política), decidió volver a la red social que la metió en problemas. «Recibiendo una avalancha de mensajes de alegría y solidaridad», escribió Inesita Terrible en su cuenta. «Jamás imaginé que esto terminaría así, Gracias, Dios mío», aseveró.

Inés González que ha estado presa desde octubre del 2014  y padece endometriosis, una enfermedad por la que el tejido uterino se implanta en otras partes del organismo. Durante la menstruación se producen grandes dolores, insoportables en ocasiones, por los que hasta ir al baño puede convertirse en un sufrimiento. 

Su padre, José Luis González es oriundo de Chantada (Lugo) y regenta o regentaba un negocio de artesanía en el centro comercial Lago Mall de Maracaibo, la capital del estado petrolero de Zulia. Es la del medio de tres hermanos, el menor de los cuales estudió ingeniería y vive en España. Ella se graduó de Química en la Universidad del Zulia (LUZ), hizo una maestría en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) y un PhD de Química Cuántica por la Universidad de Ohio (Estados Unidos).

Los delitos que le imputan son los de Instigación Pública, ultraje a funcionario público y ultraje violento. Los tuits que provocaron su detención  eran alusivos al asesinato del diputado oficialista Robert Serra, ocurrido en Caracas en octubre del año pasado, a la entonces ministra  de Comunicación -hoy Canciller- Delcy Rodríguez, al Defensor del Pueblo y al presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Alerta de crisis humanitaria en el sector sanitario