Al menos 12 muertos en un atentado en Túnez contra un autobús de la guardia presidencial

Un suicida hizo estallar una bomba cuando pasaba frente a la sede del partido del dictador derrocado. La mayor parte de las víctimas son agentes de la guardia presidencial

;
Al menos 13 muertos en un atentado contra la guardia presidencial de Túnez El país ha sufrido otros dos atentados este año con más de 60 fallecidos

Al menos 12 personas han muerto a causa del ataque perpetrado este martes contra un autobús de guardias presidenciales en Túnez, según ha informado un portavoz del Ministerio de Interior y recoge AFP. Algunos medios de comunicación han elevado la cifra de víctimas mortales hasta los 22.

El nuevo atentado supone un cambio en la estrategia de los yihadistas, ya que tras hundir la industria de turismo apuntan ahora contra las fuerzas de Seguridad. «Fue una bomba adosada a la parte inferior del vehículo o dejada en la calzada, y probablemente accionada por control remoto al pasar por aquí», explicó a Efe una fuente de Seguridad cerca de lugar de los hechos. «Había muchos cadáveres por el suelo, algunos mutilados, y el autobús ha quedado destrozado. Completamente destruido», explicó por su parte Mohamad Mahmud Hamudi, un joven que minutos antes había pasado cerca del lugar.

La zona del ataque, en la céntrica avenida Mohamed V y una de las arterias de la ciudad, es, además, altamente simbólica: el autobús estalló frente a la sede del antiguo partido del dictador derrocado Zinedin el Abedin Ben Ali y a escasos 200 metros de la plaza del 14 de enero, fecha en la que fue derrocado. Se trata de un amplio espacio, presidido por un enorme reloj de hierro en forma de pirámide, que une el bulevar Habib Bourguiba, corazón comercial de la ciudad, y la avenida Mohamed V, centro de negocios y lugar donde se concentran varios edificios oficiales.

Las autoridades de Túnez han anunciado la declaración del estado de emergencia y de un toque de queda tras el atentado. El Ministerio del Interior ha confirmado que el Gobierno quiere declarar un estado de emergencia para darles más autoridad a las fuerzas de seguridad. El país magrebí levantó el mes pasado esta misma medida excepcional, impuesta tras el ataque contra un zona turística en Susa en junio.

Por su parte, el presidente de Túnez, Beji Caid Essebsi, ha cancelado su inminente viaje a Europa y ha confirmado la imposición de un toque de queda en la capital. Los movimientos estarán limitados hasta las 5.00 del miércoles. «Estaba en Mohamed V, a punto de meterme en mi coche, cuando hubo una enorme explosión. Vi al autobús saltar por los aires. Había cuerpos y sangre por todas partes», ha relatado Bassen Trifi, testigo de lo ocurrido.

El consejero de Presidencia, Firas Guefrech, afirmó en su cuenta de Twitter que la zona de la explosión era «una escena de guerra». 

La mayor parte de las víctimas mortales del atentado en el centro de Túnez son agentes de la guardia presidencial, informó a Efe una fuente de Seguridad, que no descartó que la cifra pueda aumentar en las próximas horas. «La mayoría de los agentes que estaban en el autobús murieron», declaró una fuente de seguridad presente en el lugar de los hechos. El ministerio del Interior no pudo precisar cuántas personas había en el vehículo.

«No son musulmanes. Son gente sin corazón que nos ataca, que no quiere la libertad y la democracia, igual que pasó hace una semana en París», explicó a Efe Fatuma al Hadadi, una mujer de unos treinta años que junto a varias personas más inicio una protesta silenciosa con velas en el centro de la plaza. «No representan a los musulmanes, son una vergüenza para nuestra religión y nuestro país. Que nadie piense que los tunecinos somos así, por favor», suplicaba.

Desde el consulado francés en Túnez-Libia se recomienda a los franceses en la zona limitar sus desplazamientos y consultar la web de la Embajada de Francia. 

Un usuario de Facebook habría pronosticado en la red social el atentado: 

Túnez refuerza las medidas de seguridad en el aeropuerto y en zonas turísticas

Las autoridades tunecinas han decidido reforzar la seguridad en torno al aeropuerto internacional de Túnez-Cartago, que permanece abierto, a pesar de que en un principio la prensa local ha informado sobre su cierre, e intensificar los controles en zonas turísticas.

Todo el centro estaba en estado de máxima alerta desde hace una semana antes de los atentados del 13 de noviembre en París, reivindicados por el grupo terrorista Estado Islámico (EI). El mismo día de los atentados en la ciudad de la luz, un grupo de yihadistas tunecinos afines al EI decapitaron a un pastor de 16 años en las montañas limítrofes con Argelia y entregaron la cabeza a su compañero de 14 años con la orden de que la llevara a la familia de la víctima como aviso a los que colaboran con la guardia nacional. Esa zona es, desde el 2011, bastión de grupos yihadistas locales y centro de reclutamiento y entrenamiento para radicales procedentes de todos los puntos del Sahel, que desde allí se suman a la yihad en Libia y Siria. También es refugio para los que regresan de luchar en Oriente Medio, una de las mayores preocupaciones del Gobierno ya que Túnez es el primer país del mundo en envío de voluntarios a las filas del EI en Siria e Irak.

El nuevo ataque se produce también en un momento de debilidad política, debido a las amenazas de muerte yihadistas contra líderes de partido en el Gobierno y la división del mismo a causa de la presunta pretensión del hijo del presidente, Bejo Caid Essebsi, de suceder a su padre. 

Hollande: Túnez y Francia libran «el mismo combate contra el oscurantismo»

El presidente de Francia, François Hollande, señaló que Túnez y Francia libran «el mismo combate contra el oscurantismo y la democracia», después del atentado cometido en Túnez capital y los ataques terroristas del 13-N en París. «Condeno con la mayor firmeza ese cobarde atentado que acaba de golpear de nuevo a Túnez», declaró el jefe del Estado francés en un comunicado difundido por la Presidencia francesa. Hollande, que se encuentra en Washington, agregó en el comunicado que Francia está «más que nunca junto a Túnez, sus autoridades y sus fuerzas de seguridad en estos momentos dolorosos».

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha afirmado este martes que no tiene constancia de que haya españoles entre las víctimas o heridos del atentado. En declaraciones a los medios de comunicación tras una conferencia en la Casa de América, Margallo ha dicho que este ataque, unido a los que se han registrado en las últimas semanas en el Sinaí, Líbano, París y Malí, demuestra que el terrorismo yihadista es un «fenómeno global de alcance planetario». «Sabe dios cuál es el siguiente», ha señalado el ministro después de conocerse que el atentado de Túnez ha provocado al menos 20 muertos, ya que, a su juicio, este fenómeno «no es algo temporal» y «va a durar bastante tiempo».

El Gobierno ha condenado el atentado y ha reafirmado su apoyo a las autoridades en su lucha contra la lacra global del terrorismo. El Ejecutivo, en un comunicado difundido por el Ministerio de Asuntos Exteriores, condena «en los términos más firmes» el ataque que ha costado la vida al menos a once personas. Traslada «su honda condolencia» a los familiares, allegados y compañeros de los fallecidos y al gobierno de Túnez. España, concluye el comunicado, reafirma su apoyo decidido a las autoridades tunecinas en su combate contra la lacra global del terrorismo.

Un nuevo ataque terrorista sacude Túnez

El atentado de este martes en Túnez capital se suma a otros ataques con víctimas mortales ocurridos en el país norteafricano. Esta es la relación de los más relevantes:

-11 abril del 2002: Un camión de gas se estrella contra una sinagoga de Yerba (Túnez) y causa la muerte de 21 personas, entre ellas 14 alemanes y dos franceses. El «Ejército de Liberación de los Lugares Santos» asume la autoría del acto suicida, reivindicado en junio siguiente por un portavoz de Al Qaeda.

-6 febrero del 2013: El abogado y líder opositor de izquierda Chukri Bel Aid muere tras ser tiroteado cuando salía de su casa en un barrio de clase alta de la capital. Se considera el primer asesinato político de la transición tunecina.

-25 julio 2013: Otro político izquierdista de oposición, Mohamed Brahmi, muere a las puertas de su vivienda en la capital tunecina después de que dos hombres que circulaban en moto descargaran 14 balazos contra él. Las autoridades atribuyen este asesinato y el anterior al salafista Kamel Gadgadi, que fue abatido en febrero de 2014 por fuerzas antiterroristas.

-5 noviembre 2014: Un ataque terrorista contra un autobús militar en el noroeste de Túnez causa la muerte de cinco soldados y 13 heridos.

-18 marzo 2015: Túnez sufre el peor atentado de su historia reciente cuando dos yihadistas del Estado Islámico asesinan a 21 turistas en el Museo del Bardo.

-26 junio 2015: 38 turistas resultan muertos en otros dos atentados yihadistas contra sendos hoteles de Susa, el «Imperial Mahrahaba», de la cadena española Ríu, y el vecino establecimiento «Muradi Palm Marinay». Se decreta el estado de emergencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Al menos 12 muertos en un atentado en Túnez contra un autobús de la guardia presidencial