Hollande quiere reformar la Constitución para «una guerra sin tregua» contra el Estado Islámico

Busca endurecer las medidas de seguridad y una alianza internacional antiyihadista

.

Redacción / La Voz

Reformar la Constitución, endurecer el Código Penal, intensificar las operaciones en Siria con una gran coalición internacional, prolongar el estado de emergencia en el país tres meses y reforzar los cuerpos policiales con más agentes. Son las principales medidas anunciadas ayer por François Hollande ante las dos Cámaras parlamentarias reunidas en Versalles, para la «guerra sin tregua» contra el Estado Islámico en respuesta a los atentados del pasado viernes en París, los más mortíferos jamás cometidos en Francia.

Hollande comenzó su alocución diciendo que «Francia está en guerra» por los atentados «cometidos por un ejército yihadista que nos ataca porque Francia es un país de libertad, es la patria de los derechos del hombre».

El presidente galo quiso dirigirse al Senado y a la Asamblea reunidos en Congreso «para responder con la determinación fría» para «poner toda la fuerza del Estado al servicio de la protección de los ciudadanos, pero también para intentar aunar a aquellos miembros de la oposición que cuestionan su gestión en seguridad, inmigración y política exterior como horas antes había hecho Marine le Pen (Frente Nacional) y el propio expresidente Nicolas Sarkozy. Tras escucharlo, la oposición se mostró prudente y dijo ver «avances». Y es que Hollande, en su propuesta de pacto de seguridad, recogió sensibilidades de la oposición.

«Los terroristas creen que los pueblos libres se dejarán impresionar por el horror. Se equivocan», soltó Hollande apelando al orgullo de sus compatriotas. «El pueblo francés no se resigna, prosiguió, y se pone en pie cada vez que uno de sus hijos cae». Y siguió con un soplo de esperanza: «El enemigo utiliza los medios más viles para matar, pero no es inasequible. No es inalcanzable».

Las principales medidas que anunció son:

Revisar la Constitución

Anunció una revisión de la Constitución, considerando que los artículos 16 y 36, sobre los plenos poderes y el estado de sitio, no fueron desarrollados. Debe contar con tres quintos del Congreso (Asamblea y Senado) y su formación no los tiene. En un claro guiño a la derecha, evocó la posibilidad de poder retirar la nacionalidad a condenados por atentar contra los intereses de la nación o por terrorismo, incluso si es francés de nacimiento pero tiene doble nacionalidad. «Debemos poder expulsar rápidamente a los extranjeros que representan una amenaza de particular gravedad para el orden público», justificó. Medidas estas que agradaron a la líder del Frente Nacional, aunque criticó que renuncie a recuperar «la frontera nacional».

Resolución de la ONU

Los actos de guerra del viernes fueron decididos y planificados en Siria, organizados en Bélgica y perpetrados con complicidades francesas, aseguró Hollande. Desde principios de año, el Estado Islámico atentó en París, Dinamarca, Túnez, Líbano. Kuwait, Líbano, Arabia, Turquía y Libia, añadió. «He pedido al Consejo de Seguridad de la ONU una reunión para adoptar una resolución presentando una posición común contra el EI». En los próximos días, Hollande se reunirá con Obama y Putin en busca de la creación de una «única coalición internacional». La medida se la sugirió Sarkozy. La aproximación a Rusia fue calificada de «avance» por la ultraderechista Le Pen. Hollande también busca incluir en esa alianza a la UE, cuyos tratados prevén que cuando un Estado sea agredido, todos los miembros deben solidarizarse.

Ataques al Estado Islámico

El presidente galo anunció que Francia intensificará los ataques al EI en las próximas semanas.

Acogida de refugiados

Hollande advirtió que, aunque algunos denuncian los flujos de inmigrantes hacia Europa, en alusión a Le Pen, que pide dejar de acogerlos para evitar terroristas infiltrados, lo cierto es que los habitantes de los territorios controlados por el EI son víctimas del mismo sistema terrorista.

Ampliar la emergencia

François Hollande citó el artículo 2 de la Constitución para justificar las nuevas medidas: El Parlamento debatirá ya esta semana un proyecto de ley para prolongar el estado de emergencia durante tres meses.

Acción judicial y reforma penal

El Gobierno consultará al Consejo de Estado sobre las propuestas de la derecha de reforzar el control de las personas fichadas. Entre ellas está la de Sarkozy de instalarles un brazalete electrónico. «Las penas serán significativamente agravadas», aseguró. Lo que implica reformar el Código Penal. Y se estudiará la legítima defensa de los policías

Más policías y gendarmes

Implementarán 5.000 puestos policiales en dos años, con el objetivo de crear 10.000 en cinco para volver al nivel de protección del 2007. Fue una velada crítica al retroceso que la materia sufrió en la etapa de Sarkozy. Habrá 2.500 puestos nuevos en justicia y mil en aduanas. El anuncio de creación de una guardia nacional a base de reservistas, a propuesta de François Bayrou (MoDem), Jean-Michel Baylet (PRG) y Jean-Christophe Lagarde (UDI), también le gustó al FN.

«La Marsellesa» une a los diputados

La declaración del jefe del Estado francés terminó con un aplauso cerrado, antes de que él mismo, los miembros del Gobierno, diputados y senadores entonaran «a capella» el himno nacional de Francia, La Marsellesa, el símbolo de la resistencia del pueblo francés a la ocupación alemana y al Gobierno colaboracionista de Vichy. La imagen de todos los diputados entonando el himno se pudo ver también en enero tras los atentados en Charlie Hebdo. Entonces fue un hecho insólito desde la instauración de la V República en 1958. Medios franceses señalan que la última vez que sucedió algo así fue hace casi un siglo, el 11 de noviembre de 1918, cuando se firmó el Armisticio de la Primera Guerra Mundial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Hollande quiere reformar la Constitución para «una guerra sin tregua» contra el Estado Islámico