Una campaña sin rostros

La oposición venezolana, dividida y con sus principales dirigentes fuera del combate electoral, proclama el «cambio» pero en una campaña sin nombres 


Las elecciones parlamentarias del próximo día seis de diciembre se presentan como cruciales para el futuro de Venezuela. Por primera vez en 16 años de Gobierno chavista la oposición parte como favorita en todas las encuestas. Aunque la campaña aún no arde en mítines, en las casas, en los trabajos y en las largas colas de los mercados, todos hablan del 6D. Ese día 19 millones de venezolanos tendrán la oportunidad de elegir a 167 diputados de la Asamblea Nacional, actualmente controlada por el oficialismo con un centenar de escaños. 

Varias encuestadoras dan a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de 14 a 31 puntos de ventaja, aunque el Gobierno cita sondeos en que figura favorito con un voto duro chavista del 40 %. 

Dividida y con sus principales dirigentes fuera del combate electoral -presos como Leopoldo López y el alcalde capitalino, Antonio Ledezma, o inhabilitados como María Corina Machado-, la oposición hace una campaña sin rostros, proclamando el «cambio». Politólogos como John Magdaleno, al referirse al complejo sistema electoral legislativo en el que mayor número de sufragios no implica necesariamente mayor número de diputados, estiman que aún así la oposición puede obtener mayoría parlamentaria. Otros, como Oswaldo Ramirez, presidente de ORC consultores, no son tan optimistas y advierten que incluso con un 20 %  más de los votos, la oposición puede no lograr mayoría de escaños.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una campaña sin rostros