Franklin Nieves: «El Gobierno le montó una trampa a Leopoldo López para detenerlo»

Revela que había agentes de seguridad infiltrados en las protestas


Caracas / E.La Voz

A Franklin Nieves, el exfiscal que procesó a Leopoldo López y que huyó a Estados Unidos, desde donde ha denunciado que el juicio contra el opositor estuvo amañado, no le sorprenden las críticas y suspicacias que sus revelaciones han generado tanto en el oficialismo como en la oposición, pero sostiene que lo hizo para que «se sepa lo que pasa con la Justicia venezolana» y rechaza haber recibido un céntimo, tal y como afirmó el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello. Desde Florida, donde se encuentra con su esposa y dos hijas, se prestó a aclarar algunas de las dudas que sus declaraciones hasta ahora no han despejado.

-Usted ha dicho que el juicio a López se sustentó en pruebas falsas: ¿quién las fabricó y por orden de quién?

-Todas fueron fabricadas. Cuando se inició la investigación el 12 de febrero, se convocó a expertos de la Fiscalía que hicieron inspecciones y pericias y se determinó que hubo un ataque a la sede de la Fiscalía, pero que no hubo incendio, porque el cóctel molotov que se arrojó no estalló. Sin embargo, se ordenó a los funcionarios decir que sí hubo tal incendio y que incluso utilizaron extintores para apagarlo. El director de Delitos Comunes de la Fiscalía, Nelson Mejías, nos ordenó decirles a quienes fueron citados como testigos que debían declarar que Leopoldo López incitó a los manifestantes a cometer actos de violencia.

-También ha dicho que López estaba condenado de antemano. Entonces, ¿por qué no se le permitió presentar pruebas en el juicio para guardar las formas?

-Yo iba a valorar todas las pruebas que la defensa presentó, pero Mejías me llamó para revisarlas y me dijo: «Niega toda esa vaina». Yo le traté de hacer ver que era mejor permitirles a los abogados que las llevaran y que luego la jueza decidiera, pero él no quiso entrar en razón.

-La defensa de López también ha dicho que lo ocurrido el 12 de febrero del 2014 fue una trampa. ¿Eso es cierto?

-Sí, a López el Gobierno le montó una trampa para detenerlo. En la marcha había agentes de los servicios secretos infiltrados para propiciar los disturbios e inculpar de una u otra forma a López y a otros dirigentes opositores? En los vídeos que la Fiscalía tiene se ve cómo agente de seguridad de ese organismo arrojan bombas lacrimógenas a los manifestantes, una vez que López ya se fue. Cuando comienzan a lanzarles las bombas, comenzó el corre corre. Incluso en el expediente quedó registrado que dentro de la Fiscalía se hallaron tres espoletas de bombas lacrimógenas.

-¿La violencia se provocó antes de que se registraran los dos muertos que ocurrieron ese día?

-Sí, los cuerpos de seguridad comenzaron a lanzar las bombas después de que López se retirara y antes de que otros agentes de los servicios secretos con uniforme asesinaran a una de las dos personas que cayeron ese día, lo cual termina provocando el estallido de protestas de los días posteriores.

«Si hablo en Venezuela, me detienen o me matan»

Franklin Nieves es consciente de que sus denuncias llegan tarde, pero a quienes lo critican por no hablar antes les recuerda los miles de fiscales y jueces que han sido destituidos por no cumplir órdenes superiores. Tampoco deberían olvidarse de aquellos que como, María Lourdes Afiuni, terminaron tras las rejas por tomar una decisión que molestó al Gobierno. «No le podía decir a la fiscal general [Luisa Ortega Díaz] lo que pasó en el juicio, porque habría ordenado mi destitución, que me metieran preso o incluso que me mataran, con tal de callarme», afirmó.

En Venezuela el 98 por ciento de los más de casi tres mil fiscales son de libre nombramiento y remoción, lo mismo que el 66 por ciento de los dos mil jueces. Es decir, pueden ser destituidos en cualquier momento y sin procedimiento previo.

-¿Por qué decidió irse a Estados Unidos? ¿Está colaborando con la Justicia de ese país en investigaciones que tiene contra mandatarios del chavismo?

-Decidimos venir acá porque es una democracia, con un sistema judicial garantista donde puedo decir la verdad sobre el juicio contra López en una instancia transparente. Sobre lo segundo, no puedo hablar ahora.

-¿Está dispuesto a colaborar con los tribunales de ese país o con organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos?

-Adonde me llamen, voy.

-¿Aunque haya riesgo de que le puedan procesar? Porque usted ha reconocido que cometió un delito.

-No tengo miedo. Yo lo que quiero es que se sepa lo que pasa con la Justicia venezolana.

-¿El Gobierno utiliza la Justicia como un arma para atacar a la disidencia?

-Por supuesto, son muchos los casos que se pueden mencionar en los que la fiscalía y los tribunales han sido empleados para perseguir a las voces críticas, a las que temen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Franklin Nieves: «El Gobierno le montó una trampa a Leopoldo López para detenerlo»